LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
06/11/2019 0 Comments

Efectos del ciclo menstrual y de los anticonceptivos orales sobre las respuestas a un programa de entrenamiento.

[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text=»Efectos del ciclo menstrual y de los anticonceptivos orales sobre las respuestas a un programa de entrenamiento.» font_container=»tag:p|font_size:30|text_align:left|color:%231e1e1e» google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»30″ height_on_tabs=»15″ height_on_tabs_portrait=»15″ height_on_mob_landscape=»15″ height_on_mob=»15″][vc_column_text]

A lo largo del ciclo menstrual pueden identificarse 3 fases hormonales distintas: 1) fase folicular temprana, caracterizada por concentraciones bajas de estrógenos y progesterona, 2) fase folicular tardía (periodo periovulatorio), en la que hay altos niveles de estrógenos y una baja concentración de progesterona y 3) fase lútea, donde los niveles de ambas hormonas son elevados.

Pregunta: ¿deberíamos programar nuestras sesiones de entrenamiento en función a la fase a la que se encuentre una mujer?

Según los datos que se muestran en una nueva revisión parece que sí…

Esta nos muestra que son diversos los estudios que han encontrado que cuando, igualando el volumen de entrenamiento e independientemente de si usan anticonceptivos o no, las mujeres realizan un mayor número de sesiones en la fase folicular consiguen mayores ganancias de fuerza y de masa muscular que cuando las sesiones se reparten a partes iguales en las diferentes fases del ciclo o cuando hay más sesiones en la fase lútea.

Es cierto que también hay publicado un estudio que muestra que las mejoras de fuerza e hipertrofia son iguales entrenando con mayor frecuencia en un momento u otro, pero en esta investigación no se realizaron test hormonales que confirmaran las fases menstruales en las que se encontraban.

También es necesario tener en cuenta que hay mujeres que no presentan el ciclo hormonal comentado debido a irregularidades en el ciclo menstrual o al uso de anticonceptivos. En esta revisión también se muestran los resultados obtenidos en diferentes estudios en los que se compararon los efectos de los anticonceptivos orales sobre las adaptaciones que se generan tras un plan de entrenamiento.

Un estudio ha mostrado que las adaptaciones, en cuanto a aplicación de fuerza, provocadas por un programa de entrenamiento en mujeres que toman anticonceptivos son idénticas a las que pueden conseguir sin ellos. No obstante, hay que tener en cuenta que en este estudio no se controló el nivel de androgenicidad (habilidad de la progestina del anticonceptivo para producir características masculinas).

Otro estudio mostró que, en comparación con aquellas que tomaban anticonceptivos antiandrogénicos, mujeres que tomaban anticonceptivos con alto grado de androgenicidad consiguieron mayores aumentos de fuerza y masa magra tras varias semanas. Sin embargo, en esta investigación no se realizaron mediciones hormonales que hubieran ayudado a entender el e mecanismo androgénico. Tampoco se incluyó un grupo de mujeres que no tomaran anticonceptivos por lo que no se pudo determinar si las adaptaciones logradas con el entrenamiento y la toma de estos anticonceptivos eran mejores que realizando los ejercicios en un ciclo normal.

En último lugar, existe una investigación cuyos resultados mostraron que la realización de un programa de entrenamiento mientras se tomaban anticonceptivos bajos en andrógenos resultó en un incremento del área de las fibras musculares tipo I. Este resultado no se observó en mujeres que, realizando el mismo plan de entrenamiento, no tomaban anticonceptivos. Por otra parte, si bien las ganancias de fuerzas fueron idénticas en ambos grupos, se observó una tendencia a que las mujeres que tomaban anticonceptivos tuvieran un mayor aumento de masa muscular. Asimismo, en este mismo estudio se observó que las mujeres que tomaban anticonceptivos con 30 mg de etinilestradiol (estrógeno) mejoraron más el volumen muscular que aquellas que tomaban 20 mg. Estas últimas no mostraron diferencias con respecto a las mujeres que no tomaban anticonceptivo. Esto sugiere que el nivel de estrógenos presentes en los anticonceptivos podrían influir sobre los efectos que tiene un entrenamiento.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][vc_custom_heading text=»CURSOS RELACIONADOS» font_container=»tag:p|font_size:22|text_align:left|color:%23d36200″ google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][dt_portfolio_carousel dis_posts_total=»» posts_offset=»0″ content_alignment=»center» image_sizing=»proportional» image_border_radius=»3px» image_scale_animation_on_hover=»disabled» image_hover_bg_color=»disabled» slides_on_wide_desk=»3″ item_space=»20″ link_lead=»follow_link» post_date=»n» post_category=»n» post_author=»n» post_comments=»n» post_content=»off» read_more_button=»off» show_link=»n» show_zoom=»n» show_details=»n» project_icon_border_width=»0px» project_icon_color=»#ffffff» project_icon_color_hover=»#ffffff» arrow_bg_width=»36x» arrow_border_width=»0px» r_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» r_arrow_v_offset=»0px» l_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» l_arrow_v_offset=»0px» category=»1286, 2160″][vc_separator border_width=»2″][/vc_column][/vc_row]

Leave A Comment