LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
30/09/2015 0 Comments

¿Me da algo sin contraindicaciones para el síndrome femoral anterior?

medicamento del estiramiento y síndrome

Hola de nuevo a todos!

Si tienes un cliente/deportista con síndrome femoral anterior que te cae mal, prescríbele realizar el estiramiento del psoas, dile que le va a doler, pero que no importa; así garantizamos el resultado esperado: «agravar la lesión». Si eres de los que disfruta con el mal ajeno, verás que divertido.

En la entrada «ERES SOSPECHOSO DE SÍNDROME FEMORAL ANTERIOR»  hemos aprendido a detectar a la persona con este síndrome. Y en la entrada  ¿QUE DICE EL PROSPECTO DEL ESTIRAMIENTO DEL PSOAS? Vimos que este estiramiento está contraindicado. Así que ya sabemos una cosa muy importante, lo que no tenemos que hacer, salvo que nuestro cliente/deportista nos caiga «regulín»; pero queremos aprovechar esta entrada para hacer una propuesta de trabajo con las pautas generales, aunque es imprescindible hacer una evaluación individualizada para realizar un trabajo adecuado.

De forma general proponemos:

1. Potenciar la musculatura del psoas.

Trabajando psoas

Ejercicios de Potenciación de Psoas

DSC00192

Estiramiento musculatura posterior cadera

2. Flexibilizar la musculatura posterior de la cadera (géminos, obturadores y piramidal).

La tensión excesiva de esta musculatura puede estar provocando una restricción en el deslizamiento posterior de la cabeza femoral, movimiento fundamental dentro de la movilidad accesoria en los movimientos de flexión de cadera.

3. Corregir posibles patrones de movimiento en los que haya hiperextensión de cadera (deslizamiento femoral anterior) y controlar la rotación medial de cadera, ya que puede indicar dominancia del tensor de la fascia lata con respecto al psoas ilíaco.

4. En caso de que los flexores de cadera largos y superficiales (recto femoral, sartorio, TFL) sean dominantes con respecto al psoas, habrá que flexibilizarlos ya que puede ser el origen de un psoas débil.

5. Y si hay dominancia de los isquiotibiales sobre el glúteo mayor, también habrá que realizar un trabajo de fortalecimiento/activación del glúteo y estiramiento de los isquitibiales.

DSC00188

Extensión de Cadera

Centrándose en los patrones de movimiento, principalmente en la extensión de cadera, va a ser fundamental la supervisión continua del entrenador para asegurarnos la entrada en juego del glúteo mayor.

Lewis and Sharmann (2005) demostraron que pacientes con dolor en la cara anterior de la cadera tenían un retardo mayor en la activación del glúteo en la extensión de cadera. Según Page et al (2010) el signo más claro de un patrón de movimiento erróneo en la extensión de cadera es una sobreactivación de los isquiotibiales y erectores espinales a la vez que una ausente o retardada activación del glúteo mayor.

De cualquier forma, es importante saber que corregir desequilibrios musculares conlleva su tiempo; tenemos que ser conscientes que lo que estamos trabajando es sobre la artrocinemática de la cadera, que es el origen del problema, y en muchos casos se mejorarán los síntomas, pero va a depender del grado de afectación y de qué tejido se trata. Cuando el daño en los tejidos provenga de la cápsula articular, ligamentos, del tendón del psoas o una bursitis, al desaparecer el origen del problema, el organismo empezará el proceso de curación de estos tejidos. Además, tal como muestran Holm, Inhahl y Solomonow (2002), cuando se alteran las fuerzas articulares se produce una alteración en la propiocepción, aspecto fundamental para realizar movimientos coordinados y funcionales.

sINDROME FEMORAL ANTERIOR ENTRENADORAnte desgarros labrales y daños en el cartílago, debido a la baja vascularización de estos tejidos, la recuperación va a ser muy lenta, y es responsabilidad del médico valorar la necesidad de otros tratamientos (quirúrgicos, farmacéuticos, fisioterápico,….). De cualquier forma será vital devolver el equilibrio biomecánico a la articulación de la cadera para detener el mecanismo lesivo, por lo que, aunque nuestro trabajo no tenga una incidencia directa sobre un tejido como el cartílago, los resultados de equilibrar las direcciones de las fuerzas puede ser espectacular.

Como conclusión, ante un síndrome femoral anterior ya sabemos lo que está indicado y lo que contraindicado, por lo que la pregunta que nos debe preocupar es: ¿cómo nos cae nuestro cliente/deportista?

Cursos relacionados:

BIBLIOGRAFÍA

Gibbons, S. (2007). Clinical anatomy and function of psoas major and deep sacral gluteus maximus. En A. Vleeming, V. Monney, & R. Stoeckart, Movement, Stability & Lumbopelvic Pain (págs. 95-103). Edinburgh: Churchill Livingstone, Elsevier.

Holm, S., A. Inhahl, and Solomonow (2002). Sensoriomotor control of the spine. Journal of Electromyography & Kinesiology 12:21-34.

Hölmich, P., Hölmich, L.R. & Bjerg, A.M. (2004). Clinical examination of athletes with groin pain: an intraobserver and interobserver reliability study. British Journal of Sports Medicine. 38:446–451. doi: 10.1136/bjsm.2003.004754

Kendall FP, Mcreavy EK, Provance PG, Rodgers MM, Romai WA. Músculos, pruebas funcionales, postura y dolor. Quinta edición. Marban. Madrid (2007)

Lee, D. (2004). The Pelvic Girdle. An approach to the examination and treatment of the lumbopelvic-hip region. Edinburgh: Churchill Livingstone. Elsevier.

Lewis CL, Sharman S. (2005). Timing of muscle activation during prone hip extension.Journal Orthopedic Sports Physical Therapy 35(1):A56-7

Lewis CL, Sharman S, and Moran DW. (2007). Anterior hip joint force increases with hip extension, decrease gluteal force, or decreased iliopsoas force. Journal of Biomechanics, 40(16): 3725-31.

Page P, Frank CC, Lardner R. (2010). Assessment and treatment of muscle imbalance. Human Kinetics.

Thorborg, K., Petersen, J., Magnusson, S.P. & Hölmich, P. (2010). Clinical assessment of hip strength using a hand-held dynamometer is reliable. ScandinavianJournal of Medicine and Science in Sport. 20: 493–501. DOI: 10.1111/j.1600-0838.2009.00958.x

Schache, A.G., Blanch, P.D., & Murphy, A.T. (2000). Relation of anterior pelvic tilt during running to clinical and kinematic measures of hip extension. British Journal of Sports Medicine. 34, 279–283

Sahrmann SH. Diagnostico y tratamiento de las alteraciones del movimiento. Paidotribo. 2002.

Leave A Comment