LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
18/03/2019 0 Comments

Ejercicio excéntrico para el dolor de cuello y hombro

El dolor en el cuello y en el hombro es muy frecuente entre personas con diversos trabajos en los que se mantienen ciertas posiciones que sobrecargan esta zona (por ejemplo el uso del ordenador en una oficina). Hoy os traemos los resultados de una reciente investigación que puede ayudarnos a la hora de diseñar protocolos de recuperación en personas con este tipo de dolor. 

¿Qué hicieron?

Un grupo de 19 mujeres con dolor de cuello y hombro (de una duración superior a 3 meses) realización de 10 sesiones de unos 25-30 minutos de ejercicio excéntrico unilateral en el trapecio superior. La duración fue de 5 semanas, en las que se realizaron 2 sesiones semanales. 

El entrenamiento se realizó en un dinamómetro casero y consistió en realizar 3 series de 6-10 repeticiones excéntricas, en las que debían aguantar, desde la posición más alta del hombro hasta la más baja, la fuerza que se les aplicaba hacia abajo. La intensidad se calculó en porcentaje de la contracción isométrica voluntaria máxima (CVM) y fue aumentado progresivamente. En las sesiones 1-3; 10 retenciones al 60% CVM, en las sesiones 4-6; 8 repeticiones al 70% CVM, y en la sesiones 5-10; 6 repeticiones al 80% CVM. Se programaron descansos de 3 s entre repeticiones y de 2 minutos entre series. 

¿Qué midieron?

Resultados clínicos: EN una escala numérica de 11 puntos, se les preguntó por la intensidad del dolor media en la semana previa y por el dolor más intenso en las últimas 24 horas. Además, se les pidió que respondieran a las preguntas relacionadas con el dolor y molestias en cuello y hombros en un cuestionario específico (Nordic Musculoskeletal Questionnarie). Para la evaluación de los niveles de inhabilitación, se utilizaron dos cuestionarios: uno para medir la funcionalidad en el trabajo (Neck Disability Index: NDI) y otro para medir inhabilitación en el brazo, hombro y mano (Disabilities of the Arm, Shoulder and Hand; DASH). Para medir la eficacia de la intervención se utilizó la escala de evaluación de cambio total (GRCS por “global rating of change scale”), una escala de 15 puntos que oscila desde el valor “-7” a “+7”.  

Umbrales de dolor: Mediante un aparato electrónico que aplica un estímulo mecánico de intensidad progresiva, a la vez que indica la presión ejercida, midieron el umbral de dolor por presión (mínima fuerza necesaria para provocar dolor. Se denomina PPT por “pressure pain threshold”) tanto en el trapecio superior como en el antebrazo. Para evaluar la sensibilización distal, un manguito hinchable les permitió medir el umbral de detección de dolor (presión correspondiente a un aumento de 1 cm la escala visual analógica del dolor. Se le denominó PDT, por “pain detective threshold”) y el umbral de tolerancia al dolor (momento en el que el estimulo provocaba un dolor insoportable. Se denominó  PTT, por “pain tolerance threshold”) en ambas piernas, así como la sumación temporal del dolor en el lado dolorido (10 estímulos seguidos, separados de 1 segundo, a la intensidad de PTT. Se halla calculando la diferencia entre el dolor en los últimos 3 estímulos menos el dolor en los 4 primeros. Se le denomina TSP por “temporal summation of pain”). Además de esto, se midió la modulación condicionada del dolor (diferencia en PDT cuando se aplica el estímulo aislado y cuando se condiciona con un estímulo de intensidad moderada en la pierna contrateral. Se le denomina CPM, por “conditioned pain modulation”). 

Resultados: 

Tras el entrenamiento las intensidades de dolor y la inhabilitación que este provocaba disminuyeron significativamente (excepto la parte de trabajo en el cuestionario DAHS). La reducción en la intensidad del dolor media en la semana previa y enel dolor más intenso en las últimas 24 horas se mantuvo a los 3 y 6 meses de seguimiento. 10 participantes indicaron una mejora global importante tras el entrenamiento (GRCS ≥ 5 ). En la siguiente tabla se recogen los cambios en los resultados clínicos.

El umbral PPT aumentó significativamente en el cuello y en el antebrazo. Observándose también mejoras en el umbral PTT en la pierna contralateral y en la respuesta al dolor condicionado (CPM). No se observaron cambios en el PTT de la pierna del lado dolorido, ni en TSP.

Estos resultados muestran que, en mujeres con dolor de cuello y hombro, un entrenamiento excéntrico del trapecio superior puede ser un método efectivo para aumentar la modulación condicionada del dolor y para reducir la sensibilidad al dolor local y distal, así como el dolor y la inhabilitación. Es importante observar que los efectos fueron inmediatos y que se mantuvieron tras 6 meses de seguimiento. 

Leave A Comment