LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
20/02/2019 0 Comments

MIRANDO LA CADERA EN EL DOLOR FEMOROPATELAR

El dolor femoropatelar (PFP) es una lesión común en individuos físicamente activos. Se caracteriza por dolor anterior de rodilla o retropatelar asociado con actividades que aumentan el estrés en la articulación patelofemoral como sentadillas, subir y bajar escaleras, correr, saltar o sedestación prolongada. Su etiología es controvertida, se cree multifactorial, aunque hay consenso en que los factores biomecánicos y estructurales tienen mucho que decir 1-5.

Estos factores se podrían clasificar en proximales, locales y distales. Un enfoque proximal se ha centrado en la contribución de la mecánica del tronco, la pelvis y la cadera. En un enfoque local, se considera una relación entre PFP y la alineación y mecánica de la patela. Por otra parte, un enfoque distal se ha concentrado en la mecánica de pie y tobillo en relación con PFP. Por lo tanto, se propone un vínculo entre las posibles alteraciones biomecánicas del tronco y las extremidades inferiores y el desarrollo de PFP para su consideración en el diagnóstico y el tratamiento 6-7.

Si nos centramos en el enfoque proximal, se ha demostrado que la fuerza de los músculos estabilizadores de cadera, influye en la biomecánica de la articulación patelofemoral. La mayoría de investigaciones reportaron debilidad muscular de cadera en mujeres que padecen PFP 8. Una revisión sistemática realizada por Prins et al. incluyeron 5 estudios observacionales de corte transversal, concluyendo que las mujeres con PFP mostraron abductores de cadera, rotadores externos y extensores débiles en comparación con sujetos sanos 9. Barton et al. mostraron un retraso en la contracción y una duración reducida de la actividad del glúteo medio como causa de alteración del movimiento de la cadera en los planos frontal y transversal durante el ascenso y descenso de la pelvis 10.

La literatura parece apoyar el papel de la debilidad muscular proximal como un factor de riesgo para desarrollar PFP y además, la mayoría de los estudios han evaluado la actividad muscular en mujeres con PFP. Al considerar su prevalencia en hombres jóvenes activos, Mirzaie y su equipo proponen como objetivo de su estudio evaluar la actividad de los músculos de cadera y rodilla durante apoyo monopodal y sentadilla monopodal en hombres con y sin PFP.

Los participantes fueron 36 hombres, 18 con PFP con edades comprendidas entre 24,2±4,4 y 18 control sin historial previo de dolor de rodilla con edades entre 23,8±3,8. Aquellos que padecían PFP cumplían los siguientes requisitos: inicio no traumático de dolor de rodilla, escala visual analógica igual o superior a 3/10 (VAS≤3), dolor retro-patelar o dolor anterior de rodilla en al menos dos de las siguientes actividades diarias: arrodillarse, ponerse en cuclillas , subir escaleras, sedestación prolongada, caminar, correr y/o saltar durante los últimos 3 meses.

Tabla 1 características sujetos. Mirzaie et al, 2019Se evaluó la actividad electromiográfica de los siguientes músculos: glúteo medio, glúteo mayor, vasto medial oblicuo y vasto lateral. Los datos de actividad muscular registrados para cada músculo se tomaron a una contracción isométrica voluntaria máxima (MVIC). El glúteo medio se registró con el sujeto en decúbito lateral y la cadera en cero grados de flexión, abducción y rotación externa El glúteo mayor, con el sujeto en prono con flexión de rodilla de 90 grados. El vasto lateral, con el sujeto en sedestación con flexión de rodilla de 90 grados. El vasto medial oblicuo, con el sujeto en sedestación con flexión de rodilla de 60 grados.

A continuación, se analizó una secuencia de tareas: bipedestación monopodal y sentadilla monopodal. Durante la prueba de bipedestación monopodal, a los sujetos se les indicó primero que mantuvieran en apoyo ambas piernas durante 15 segundos y luego dejaran apoyado únicamente el lado afecto con las manos cruzadas sobre el pecho durante 15 segundos. Durante la prueba de sentadilla monopodal, partían del apoyo monopodal en bipedestación y seguidamente una luz roja indicaba al sujeto que realizara la tarea de sentadilla con flexión de rodilla de 60 grados y mantuviera la posición durante 15 segundos. Se llevaron a cabo tres repeticiones de cada tarea. Se realizaron intervalos de descanso de treinta segundos entre repeticiones y tareas.

Tabla 2 resultados activación muscular. Mirzaie et al, 2019
No se encontraron diferencias en la actividad del músculo glúteo mayor en ninguna de las tareas. Se encontraron diferencias significativas en la actividad de glúteo medio y vasto medial oblicuo en ambas tareas. La actividad muscular del vasto lateral solo tuvo diferencia significativa en apoyo monopodal donde se evidencia un aumento de su actividad.

Debido a que el glúteo medio es un importante estabilizador del movimiento del fémur en los planos transversales y frontales, cualquier déficit en su actividad muscular o su aparición tardía puede conducir a una excesiva aducción femoral y rotación interna que podrían estar asociadas con PFP. Como conclusión, los resultados apoyan la hipótesis de que la debilidad en los músculos proximales de la extremidad inferior podría afectar a la articulación patelofemoral.

FORMACIONES RECOMENDADAS

 

REFERENCIAS
1. Bolgla LA, Boling MC. An update for the conservative management of patellofemoral pain syndrome: asystematic review of the literature from 2000 to 2010. International journal of sports physical therapy.2011;6(2):112.
2. Peters JS, Tyson NL. Proximal exercises are effective in treating patellofemoral pain syndrome: asystematic review. International journal of sports physical therapy. 2013;8(5):689.
3. Prins MR, Van Der Wurff P. Females with patellofemoral pain syndrome have weak hip muscles: a systematic review. Australian Journal of physiotherapy. 2009;55(1):9-15.
4. Khayambashi K, Mohammadkhani Z, Ghaznavi K, Lyle MA, Powers CM. The effects of isolated hip abductor and external rotator muscle strengthening on pain, health status, and hip strength in females with patellofemoral pain: a randomized controlled trial. journal of orthopaedic & sports physical therapy. 2012;42(1):22-9.
5. Saad MC, Fel cio LR, de Lourdes Masullo C, Liporaci RF, Bevilaqua-Grossi D. Analysis of the center of pressure displacement, ground reaction force and muscular activity during step exercises. Journal of Electromyography and Kinesiology. 2011;21(5):712-8. Powers CM. The influence of abnormal hip mechanics on knee injury: a biomechanical perspective. journal of orthopaedic & sports physical therapy. 2010;40(2):42-51.
6. Davis IS, Powers C. Patellofemoral Pain Syndrome: Proximal, Distal, and Local Factors International Research Retreat, April 30 May 2, 2009, Baltimore, Maryland. journal of orthopaedic & sports physical therapy. 2010;40(3):A1-A48.
7. Powers CM, Bolgla LA, Callaghan MJ, Collins N, Sheehan FT. Patellofemoral Pain: Proximal, Distal, and Local Factors 2nd International Research Retreat, August 31 September 2, 2011, Ghent, Belgium. JOSPT, Inc. JOSPT, 1033 North Fairfax Street, Suite 304, Alexandria, VA 22134-1540; 2012.
8. Brindle TJ, Mattacola C, McCrory J. Electromyographic changes in the gluteus medius during stair ascent and descent in subjects with anterior knee pain. Knee Surgery, Sports Traumatology, Arthroscopy. 2003;11(4):244-51.
9. Prins MR, Van Der Wurff P. Females with patellofemoral pain syndrome have weak hip muscles: a systematic review. Australian Journal of physiotherapy. 2009;55(1):9-15.
10. Barton CJ, Lack S, Malliaras P, Morrissey D. Gluteal muscle activity and patellofemoral pain syndrome: a systematic review. Br J Sports Med. 2013:bjsports-090953.

Leave A Comment