LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
08/10/2019 0 Comments

LA ITV CARDIOVASCULAR, METABÓLICA Y RESPIRATORIA

[vc_row][vc_column][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][vc_custom_heading text=»ITV CARDIOVASCULAR, RESPIRATORIA Y METABÓLICA» font_container=»tag:p|font_size:22|text_align:left|color:%23d36200″ google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][vc_column_text]

Un estudio elaborado por el Instituto de Seguridad de los Vehículos Automóviles de la Universidad Carlos III de Madrid, revela que las Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV) evitan al año 133 víctimas mortales, cerca de 12.000 heridos de distinta consideración y al menos 17.700 accidentes de tráfico en nuestro país.

¿Alguien duda que la ITV es absolutamente necesaria? ¿Verdad que no?

Por otro lado, en España, cada día muere una persona mientras hace deporte, Con un control médico adecuado más del 90% de las muertes súbitas producidas durante la práctica de deporte se podrían evitar mediante una prueba de esfuerzo cardiopulmonar, lo que ha motivado mucho interés científico, ya que ha mostrado su utilidad en la predicción de eventos adversos y la mortalidad2,3,6.

¿Alguien duda que las pruebas de esfuerzo son absolutamente necesarias? ¿Verdad que no?

 

La edad condiciona la prevalencia de la muerte súbita durante la actividad deportiva, y en los menores de 35 años el riesgo es excepcionalmente pequeño y se estima una incidencia de 1/200.000/año, mientras que en los mayores de 35 años el riesgo de sufrir una muerte súbita se estima en 1/18.000/año7.

La intensidad de la actividad física también condiciona esta prevalencia, ya que las personas que practican actividad deportiva intensa presentan una incidencia mayor que las no deportistas, 1,6 muertes por 100.000 frente a 0,75 por 100.000(Thiene)12, lo cual no justifica en ningún caso que no se practique actividad física.

Antes de empezar a desarrollar una actividad deportiva de manera constante, es recomendable descartar cualquier trastorno de la morfología y el sistema eléctrico del corazón, así como patologías coronarias.

La prueba de esfuerzo con consumo de gases es un procedimiento razonablemente seguro en una población de pacientes con un espectro de enfermedades cardiovasculares establecidas, muchas de las cuales representan condiciones de alto riesgo que se consideran contraindicaciones relativas a la prueba de esfuerzo convencional. En un estudio con 5060 pruebas de esfuerzo realizadas en personas con deterioro funcional grave sólo ocurrieron 8 eventos adversos (el 0,16%), y no se registró ningún evento mortal11.

Una prueba de esfuerzo con gases o ergoespirometría es sin duda la prueba más completa. Nos permite evaluar de forma directa la adaptación del organismo a nivel cardiovascular, respiratorio y metabólico ante un esfuerzo físico. Permite una valoración de la capacidad funcional del individuo, de sus parámetros de salud cardiovascular, y datos trascendentales de aplicación para el entrenamiento y el rendimiento deportivo.

La periodicidad estará en función de la edad y de las características individuales de cada persona. Según la sociedad española de medicina deportiva, en personas mayores de 35 años se recomienda al menos una prueba de esfuerzo cada dos años.

Obtenemos muchos datos a nivel ventilatorio (ventilación máxima, adaptación ventilatoria al esfuerzo, eficiencia ventilatoria, consumo de oxígeno, intercambio de gases…), a nivel cardiovascular (frecuencia cardíaca máxima, progresión de la frecuencia cardíaca, electrocardiograma de esfuerzo, presión arterial…); datos que nos permiten luego detectar zonas metabólicamente diferenciadas, que generan una respuesta adaptativa del organismo en función de la intensidad del esfuerzo en cada momento.

Los deportistas están acostumbrados a invertir su dinero en relojes de última generación, materiales deportivos de calidad como unas zapatillas ultraligeras, entrenadores que optimizen sus cargas entrenamiento, …. ¿tiene todo esto más importancia que una prueba de esfuerzo?

ITV CARDIOVASCULAR, RESPIRATORIA Y METABÓLICA, ¿La pasamos?

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Adachi H1. Cardiopulmonary Exercise Test. Int Heart J. 2017 Oct 21;58(5):654-665.
  2. Arena R, Guazzi M, Cahalin LP, Myers J. Revisiting cardiopulmonary exercise testing applications in heart failure: aligning evidence with clinical practice. Exerc Sport Sci Rev., 42 (2014), pp. 153-160
  3. Guazzi M, Arena R, Halle M, Piepoli MF, Myers J, Lavie CJ. 2016 Focused Update: Clinical Recommendations for Cardiopulmonary Exercise Testing Data Assessment in Specific Patient Populations. Circulation., 133 (2016), 694-711
  4. Guazzi M1, Bandera F2, Ozemek C3, Systrom D4, Arena R3. Cardiopulmonary Exercise Testing: What Is its Value? J Am Coll Cardiol. 2017 Sep 26;70(13):1618-1636.
  5. Herdy AH1,2,3, Ritt LE4,5, Stein R6,7,8, Araújo CG9,10, Milani M11, Meneghelo RS12,13, Ferraz AS12, Hossri C14, Almeida AE15,16, Fernandes-Silva MM17, Serra SM18. Cardiopulmonary Exercise Test: Background, Applicability and Interpretation. Arq Bras Cardiol. 2016 Nov;107(5):467-481.
  6. Keteyian, SJ. Patel, M.  Kraus, WE et al. Variables Measured During Cardiopulmonary Exercise Testing as Predictors of Mortality in Chronic Systolic Heart Failure. J Am Coll Cardiol., 67 (2016), pp. 780-789
  7. MacAuley D. Does preseason screening for cardiac disease really work?: the Britsh perspective. Med Sci Sports Exerc, 30 (1998), pp. S345-S50
  8. Mezzani A1, Hamm LF, Jones AM, McBride PE, Moholdt T, Stone JA, Urhausen A, Williams MA. Aerobic exercise intensity assessment and prescription in cardiac rehabilitation: a joint position statement of the European Association for Cardiovascular Prevention and Rehabilitation, the American Association of Cardiovascular and Pulmonary Rehabilitation and the Canadian Association of Cardiac Rehabilitation. Eur J Prev Cardiol. 2013 Jun;20(3):442-67.
  9. Nusair S1. Interpreting the Incremental Cardiopulmonary Exercise Test. Am J Cardiol. 2017 Feb 1;119(3):497-500.
  10. Riley MS1, Nicholls DP1, Cooper CB2. Cardiopulmonary Exercise Testing and Metabolic Myopathies. Ann Am Thorac Soc. 2017 Jul;14(Supplement_1):S129-S139.
  11. Skalski J1, Allison TG, Miller TD. The safety of cardiopulmonary exercise testing in a population with high-risk cardiovascular diseases. Circulation. 2012 Nov 20;126(21):2465-72.
  12. Thiene G, Basso C, Corrado D. Is prevention of sudden death in young athletes feasible?. Cardiología, 44 (1999), pp. 497-505

[/vc_column_text][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][dt_portfolio_carousel dis_posts_total=»» posts_offset=»0″ content_alignment=»center» image_sizing=»proportional» image_border_radius=»3px» image_scale_animation_on_hover=»disabled» image_hover_bg_color=»disabled» slides_on_wide_desk=»3″ item_space=»20″ link_lead=»follow_link» post_date=»n» post_category=»n» post_author=»n» post_comments=»n» post_content=»off» read_more_button=»off» show_link=»n» show_zoom=»n» show_details=»n» project_icon_border_width=»0px» project_icon_color=»#ffffff» project_icon_color_hover=»#ffffff» arrow_bg_width=»36x» arrow_border_width=»0px» r_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» r_arrow_v_offset=»0px» l_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» l_arrow_v_offset=»0px» category=»1286″][vc_separator border_width=»2″][/vc_column][/vc_row]

Leave A Comment