LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
19/09/2019 0 Comments

¿Hay que operarse tras una lesión de menisco?

La respuesta a esta pregunta, al igual que a la anterior, es NO.

Para empezar creo que es importante saber que hay muchos tipos de lesiones estructurales en el menisco, entre ellas: la rotura longitudinal o de asa de cubo, la rotura oblicua o de pico de loro, el daño degenerativo, la rotura radial y la rotura por escisión horizontal.
También es importante conocer que estas lesiones pueden ocurrir en diferentes zonas del menisco (menisco interno, menisco externo, cuerno anterior, cuerno posterior.
Y por último también es importante saber que el menisco tiene zonas vasculares, y por tanto con mayor potencial de curación (si, hay daños meniscales que se curan solos), y zonas avasculares (2/3 del menisco).

Dicho esto, merece la pena señalar que no hay relación directa entre lesión de menisco y dolor (hay sujetos con lesión de menisco con dolor, y los hay sin dolor), tampoco hay relación directa entre lesión de menisco y cambios «funcionales» (hay sujetos con lesión de menisco que tienen que hacer modificaciones en ciertos movimientos, y los hay que no tienen que modificar nada), por lo tanto, en sujetos sin síntomas ni déficits de función, obviamente no hay que operar.

Tipos de daños meniscales

Al igual que hay diferentes daños meniscales y en diferentes zonas del menisco, también hay diferentes métodos quirúrgicos, entre ellos encontramos:

  • Meniscectomía, mediante artroscopia, extracción de la porción desgarrada o inestable del menisco y contorneo del resto, se asocia con una alta prevalencia de artrosis debido a que disminuye el área de contacto tibiofemoral y por lo tanto aumenta drásticamente el estrés;
  • Reparación, sutura del elemento inestable al estable, no siempre se puede llevar a cabo;
  • Transplante de aloinjerto, que es la última opción y normalmente no se lleva a cabo.

Conocemos las lesiones, y los métodos quirúrgicos, ahora, ¿qué diferencias hay entre si opero o si no opero? En un estudio compararon un grupo de sujetos quellevó a cabo un tratamiento conservador acompañado de un entrenamiento 2-3 días/semana con un grupo operado por meniscectomía. Y aunque a los 12 meses el grupo quirúrgico obtenía mejores resultados (cuestionario KOOS), a los 24 meses el grupo conservador ya se encontraba ligeramente por encima del quirúrgico, y la gráfica apuntaba a que los grupos iban a seguir disanciándose a favor del grupo conservador.

Entonces, ¿nunca se opera? NO, lo ideal es darle la oportunidad a la terapia física, para ello es importante conocer como entrenadores o fisios qué hacer en cada momento de esta lesión. Y si la terapia física no obtiene mejorías tras unas 4 semanas de tratamiento, derivar al médico especialista.

Cuestionario KOOS

Leave A Comment