LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
29/01/2019 0 Comments

VAMOS GLÚTEO, ¡SALVA A MI SACROILÍACA!

Caminar a menudo se ve comprometido en personas con trastornos lumbares, alteraciones de cadera o disfunción sacroilíaca. Esta última, implica una coactivación reducida del glúteo mayor y el latísimo del dorso contralateral, que son fundamentales en la estabilidad articular durante la marcha, como vimos en la anterior entrada: ¿Qué deberíamos saber sobre la articulación sacroilíaca?

En este estudio, Feeney y sus colegas, analizaron la musculatura implicada en el cierre de fuerza de la articulación sacroilíaca durante la marcha. De las doce mujeres que participaron en el estudio, seis de ellas habían sido previamente diagnosticadas de disfunción sacroilíaca unilateral y otras seis formaron el grupo control, ambos con misma edad (38±6años).

Caminaron en una cinta mientras registraron la cinemática y la actividad electromiográfica de 16 músculos, entre ellos; tibial anterior, gemelo interno, vasto externo, bíceps femoral, glúteo mayor, erector espinal, dorsal ancho… Entre los resultados, destaca una menor fuerza en extensión de cadera y sinergia muscular deprimida entre glúteo mayor del lado afecto y latísimo contralateral en el grupo con disfunción sacroilíaca.

La relación entre disfunción sacroilíaca e inhibición del glúteo mayor no pasó inadvertida para Added y sus colegas (estudio), quienes evaluaron la efectividad del ejercicio de fuerza para el glúteo mayor en sujetos diagnosticados con disfunción sacroilíaca.

Los ocho sujetos sometidos al estudio, fueron diagnosticados mediante resultados positivos en los tests de compresión y distracción de disfunción sacroilíaca. Para establecer el punto de partida, cumplimentaron el cuestionario de discapacidad de Oswestry, la escala EVA de dolor y se evaluó la fuerza de glúteo mayor a través de dinamometría de empuje.

Durante cinco semanas, los sujetos llevaron a cabo un programa de fortalecimiento de glúteo mayor, formado por los siguientes ejercicios:

Ejercicios glúteo mayor para disfunción sacroiliaca
Los resultados fueron una reducción de un 66% de discapacidad, una disminución del dolor de media 7.5 puntos en la escala EVA y un aumento de fuerza de un 24% en el glúteo mayor ipsilateral.

fuerza sacroiliacadolor y discapacidad en sacroiliaca

No dejemos que nuestro glúteo se duerma en el sofá, dale su capa y a poner a tope la sacroilíaca.

 

Cursos relacionados:

Leave A Comment