LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
26/01/2014 0 Comments

Señales (no comunes) que nos alertan de un suelo pélvico debilitado

¿Sabías que hay muchas señales fuera de las comunes (incontinencia urinaria, anorgasmia, dolor pélvico…) que nos alertan de que podemos tener un suelo pélvico debilitado?

 
  • El tener unos pies planos
  • Tener las rodillas en valgo
  • Distensión de la zona abdominal inferior
  • Dolor de espalda
  • Desalineación postural
 

Estos síntomas pueden ser resultado y/o causa de:

  1. VISCEROPTOSIS: Desprendimiento de las vísceras debido a la flacidez de los ligamentos mesentéricos y peritoneales (no muy común, sólo en algunos casos tras el embarazo)
  2. SOBRECARGA del glúteo mayor, teniendo que focalizarse sólo en la estabilización de la pelvis (aunque sabemos que es un gran estabilizador) y dejando atrás su acción extensora de la pelvis.
  3. LAS RODILLAS EN VALGO y PIES PLANOS: Como resultado de la sobrecarga de los rotadores externos, teniendo que cambiar su rol principal de rotadores de cadera (priamidal principalmente) por asistir o ayudar a los glúteos. Esta sobrecarga puede venir también propiciada por alguna lesión, intervención y/o el momento del parto y su proximidad con el nervio ciático puede causar muchos problemas.
 

Por lo tanto cuando detectamos estas necesidades en nuestros clientes y alumnos y no estemos trabajando con ellos el suelo pélvico, hemos de plantearnos si puede ser esta la zona a trabajar. Desde la profesionalidad, como entrenadores personales, hemos de incluir en las Entrevistas Iniciales preguntas al respecto del Suelo Pélvico y asegurarnos que nuestras alumnas no tienen problemas al respecto, ya que hay estudios como el del Dr Jones, 2012 nos dicen que del 84% de mujeres cuestionadas en la exploración tenían problemas de incontinencia urinaria  asistiendo menos del 40% a pedir ayuda a su ginecólogo o fisioterapeuta especializado debido al pudor que le proporcionaba el tema.


¿Qué? ¿Os animáis?

Leave A Comment