LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
30/11/2015 5 Comments

Rodilla del corredor. ¡¡¿Seguro rodilla?!!

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Rodilla del corredor o síndrome de la cintilla iliotibial,  diferentes formas de  llamar la misma problemática; pero ¿es acertado denominarla rodilla del corredor?

La única carrera en la que hemos tenido que abandonar uno de nosotros fue precisamente una maratón y por esta lesión, así que podemos decir que la hemos estudiado, trabajado con nuestros deportistas y padecido, por lo que le hemos cogido cariño. Podemos decir que es muy molesta y provoca una gran incapacidad funcional para el corredor de fondo.

La porción distal del tracto iliotibial se irrita debido a su deslizamiento hacia adelante y atrás sobre el cóndilo femoral externo, por lo que el deportista no puede tolerar carreras largas. En muchas ocasiones también puede verse afectada la bolsa sinovial a esta altura2. Orchard et al19 hablan de un impingement que se produce a 30º de flexión; mientras que Page et al20 lo consideran una respuesta secundaria al incremento en las demandas de estabilidad (como cuando se aumentan los volúmenes de carrera bruscamente).

Durante la carrera, cuando el pie contacta con el suelo, el fémur está en aducción de cadera, por lo que el glúteo medio y el tensor de la fascia lata están solicitados excéntricamente. Fredericson et al8 consideran que una debilidad del glúteo medio puede conducir a un decreciente control de la pelvis, que se manifiesta en una aducción pélvica, y una rotación femoral interna, lo que conduce al corredor a ser proclive a sufrir diferentes patologías, incluyendo “la rodilla del corredor”. Diversos autores atribuyen al aumento del ángulo de aducción de cadera el aumento de tensión en la cintilla4,18, al igual que otro estudio realizado con corredoras encontró un aumento de la aducción y rotación interna de cadera en en momento del apoyo1; lo cual se produce principalmente debido a una debilidad del glúteo medio. Page et al20 también hablan de la hiperpronación y la hipopronación como mecanismos que producen excesiva aducción del fémur y rotación interna, lo cual se ha asociado a este síndrome; al igual que Miller et al15, que hablan de un mayor ángulo de inversión del retropie durante la fase de apoyo en la carrera, cuando ésta ha sido exhaustiva; lo que contribuye a una mayor velocidad de rotación interna de la rodilla (tibial) y, por tanto, mayor requerimiento «excéntrico» de la cintilla6,7,10.

Como podemos comprobar, la rodilla del corredor se asocia principalmente a una debilidad de la musculatura que moviliza o estabiliza la cadera, aunque también a defectos en la pisada. ¿No se debería llamar cadera o tobillo del corredor? Esta pregunta la hacemos de broma, está claro que el nombre le viene por la localización del dolor, y que se llame rodilla del corredor nos parece muy acertado, la última pretensión de esta entrada sería cambiarle el nombre; sólo es la excusa para dirigir la atención donde realmente está el origen del problema, que normalmente está en la cadera y en la pisada. Ver también la entrada El descarrilamiento del tren inferior, donde se habla del valgo dinámico de rodilla y de su relación con el síndrome de la cintilla iliotibial.

LÍNEAS GENERALES DEL TRATAMIENTO CONSERVADOR: 

1.Reposo o Cambio de actividad durante la fase agudaPage et al20 consideran que un factor desencadenante de este síndrome es el aumento repentino en el volumen de entrenamiento. Una forma de acelerar el proceso de recuperación es cambiar de actividad, por ejemplo realizando natación para mantener la capacidad aeróbica.

2. Exposición gradual al estrés. Una vuelta progresiva a la actividad es esencial para el éxito en la recuperación21.

3. Trabajo compensatorio dirigido a mejorar las debilidades de cadera y/o tobillo que provocan valgo dinámico de rodilla, gracias a lo cual trataremos de evitar el descarrilamiento del tren inferior; Hemos dirigido dos entradas de blog que se publicarán en breve para el trabajo específico de ambas articulaciones:

 

4. Mejora de la eficiencia de la técnica de carrera. Nunca viene de más realizar un análisis biomecánico para encontrar errores del patrón de movimiento que puedan estar favoreciendo la inflamación de la banda iliotibial: Pronación excesiva del pie, aducción de cadera, excesiva rotación de cadera. Uno de los errores más habituales es la pisada durante la carrera sobre la línea media del cuerpo o incluso cruzándola. Mediante la exploración de movimientos, foco externo para favorecer el aprendizaje implícito y variabilidad de estímulos buscamos que los apoyos no se produzcan en excesiva aducción de cadera y/o rotación interna, además de mejorar el apoyo del pie, la cadencia, … los aspectos que la ciencia ha demostrado que mejoran la eficiencia de la carrera.

 

En la próxima ocasión, conforme escuches rodilla del corredor, piensa «cadera y tobillo, cadera y tobillo, cadera y tobillo, ….»  Rodilla del corredor, ¡¿Seguro rodilla!?

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Aderem J, Louw QA. Biomechanical risk factors associated with iliotibial band syndrome in runners: a systematic review. BMC Musculoskelet Disord. 2015 Nov 16;16:356. 
  2. Bahr R, Maehlum S and Bolic T. Lesiones Deportivas. Diagnóstico, tratamiento y rehabilitación. Editorial Panamericana. 2007.
  3. Baker RL, Fredericson M Iliotibial Band Syndrome in Runners: Biomechanical Implications and Exercise Interventions. Phys Med Rehabil Clin N Am. 2016 Feb;27(1):53-77. 
  4. Baker RL, Souza RB, Rauh MJ, Fredericson M, Rosenthal MD. Differences in Knee and Hip Adduction and Hip Muscle Activation in Runners With and Without Iliotibial Band Syndrome. PM R. 2018 Oct;10(10):1032-1039. 
  5. Beals C, Flanigan D.A  Review of Treatments for Iliotibial Band Syndrome in the Athletic Population. J Sports Med (Hindawi Publ Corp). 2013;2013:367169.
  6. Ferber R. Competitive female runners with a history of iliotibial band syndrome demonstrate atypical hip and knee kinematics. J Orthop SportsPhys Ther. 2010;40:52–8.
  7. Foch E, Reinbolt JA, Zhang S, Fitzhugh EC, Milner CE. Associations between iliotibial band injury status and running biomechanics in women. Gait Posture. 2015;41:706–10.
  8. Fredericson M, Cookingham CL, Chaudhari AM, et al. Hip abductor weakness in distance runners with iliotibial band syndrome. Clinics Journal of Sports Medicine 2000, 10 (3):169-75.
  9. Fredericson M, Guillet M, Debenedictis L. Quick solutions for iliotibial band syndrome. The Physician and Sportsmedicine 2000;28:53-68.
  10. Hamill J, Miller R, Noehren B, Davis I. A prospective study of iliotibial band strain in runners. Clin Biomech (Bristol, Avon). 2008;23:1018.
  11. Lee J, Cynn H ,  Kwon O , Yi C , Yoon T , Choi W, Choi S Different hip rotations influence hip abductor muscles activity during isometric side-lying hip abduction in subjects with gluteus medius weakness. Journal of Electromyography and Kinesiology 24 (2014) 318–324.
  12. Leetum DT, Ireland ML, Willson JD, Ballantyne BT, and Davis IM (2004). Corte stability measures as risk factores forma poder extremity injury un athletes. Medicine and science in sports and exercise.
  13. Lenhart R, Theln D, Heiderscheit, B. Hip muscle loads during running at various step rates. Journal of orthopedic & aporta physical therapy 2014,  44(10) 766-774
  14. Messier, S.P., Edwards, D.G., Martin, D.F., Lowery, R.B., Cannon, D.W., James, M.K., Walton, W.C., Read, H.M., Hunter, D.M., 1995. Etiology of iliotibial band friction syndrome in distance runners. Medicine and Science in Sports and Exercise 27, 951–960
  15. Miller, R.H., Lowry, J.L., Meardon, S.A., Gillette, J.C., 2007. Lower extremity mechanics of iliotibial band syndrome during an exhaustive run. Gait and Posture 26, 407–413.
  16. Nicola TL, Jewison DJ. The anatomy and biomechanics of running. Clinics Sport Medicine 31 (2012) 187-201.
  17. Nicola et El Shami (2012). Rehabilitation of running injuries. Clinics Sport Medicine 31(2012):351-72.
  18. Noehren, B., Davis, I.S., Hamill, J., 2007. Prospective study of the biomechanical factors associated with iliotibial band syndrome. Clinical Biomechanics 22, 951–956. Orchard, J.W., Fricker, P.A., Abud, A.T., Mason, B.R., 1996. Biomechanics of iliotibial band friction syndrom
  19. Orchard JW, Fricker PA, Abud AT, Mason BR. Biomechanics of iliotibial band friction syndrome in runners. Am J Sports Med. 1996 May-Jun;24(3):375-9.
  20. Page P, Frank CC, and Lardner R. (2010). Assessment and treatment of muscle imbalance. Human kinetics.
  21. Strauss EJ, Kim S, Calcei JG, Park D. Iliotibial band syndrome: evaluation and management. J Am Acad Orthop Surg. 2011;19(12):728–36.
  22. Torry MR, Schenher ML, Martin HD, Hogoboom D, Philipon MD. Neuromusculares hip biomechanics and pathology un the athlete. Clínica un aporte medicine. 25 (2006) 179-197.
  23. Wang T-G, Jan MH, Lin KH, Wang HK. Assesment of stretching of the iliotibial tract with Ober and  Modified Ober test: An ultrasonographic study.  Archives of Physical  Medicine and Rehabilitation 2006; 87:1407-11.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_custom_heading text=»Rodilla del corredor. ¡¡¿Seguro rodilla?!!» font_container=»tag:p|font_size:30|text_align:left|color:%231e1e1e» google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»30″ height_on_tabs=»15″ height_on_tabs_portrait=»15″ height_on_mob_landscape=»15″ height_on_mob=»15″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][vc_custom_heading text=»CURSOS RELACIONADOS» font_container=»tag:p|font_size:22|text_align:left|color:%23d36200″ google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][dt_portfolio_carousel dis_posts_total=»» posts_offset=»0″ content_alignment=»center» image_sizing=»proportional» image_border_radius=»3px» image_scale_animation_on_hover=»disabled» image_hover_bg_color=»disabled» slides_on_wide_desk=»3″ item_space=»20″ link_lead=»follow_link» post_date=»n» post_category=»n» post_author=»n» post_comments=»n» post_content=»off» read_more_button=»off» show_link=»n» show_zoom=»n» show_details=»n» project_icon_border_width=»0px» project_icon_color=»#ffffff» project_icon_color_hover=»#ffffff» arrow_bg_width=»36x» arrow_border_width=»0px» r_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» r_arrow_v_offset=»0px» l_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» l_arrow_v_offset=»0px» category=»1286, 2161″][vc_separator border_width=»2″][/vc_column][/vc_row]

5 Comments

  • Alejandro
    Responder Web Designer

    Buenas tardes, lo primero quería felicitaros por el gran trabajo que hacéis que nos sirve para actualizarnos y seguir mejorando cada día. Después de leer el artículo he revisado un poco la bibliografía y creo que en el ejercicio de abducción con rotación interna activas más el TFL y el glúteo medio anterior en cambio la abd con rotación externa activaría más el GMP.

    Me gustaría saber su opinión al respecto.

    Muchas gracias, un saludo.

      Kiko y Jorge Montoro
      Responder Web Designer

      Voy a añadir a la entrada el artículo donde habla del aumento de la ratio GMP/TFL al realizar el ejercicio con esta técnica.

  • Jorge Solís
    Responder Web Designer

    Hola!
    Muy buen post sobre la rodilla y el running!
    Hay una pequeña errata: Durante la carrera, cuando el pie contacta con el suelo, el fémur está en abducción (sería Adducción por que si no el tfl y el glúteo medio estaría acortados, solicitados concéntricamente o isométricamente) de cadera, por lo que el glúteo medio y el tensor de la fascia lata están solicitados excéntricamente…

    Gracias por compartir conocimiento.

    Un saludo

      Kiko y Jorge Montoro
      Responder Web Designer

      Muchas gracias por tu corrección.
      Ya hemos actualizado la entrada sin esa errata.

    David
    Responder Web Designer

    Los casos que he tenido de esta patología los he resolvido con éxito mediante punción seca de la cintilla iliotibial en su porción distal y media, así como de los aductores y glúteo. Sumado a esto se realiza masoterapia en todo el miembro inferior con estiramientos y frío.

Leave A Comment