LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
05/11/2012 7 Comments

No Pain No Gain… ¿De verdad? Pues yo paso!!

la estrategia de marketing que se impone en el mercado

Hola de nuevo

Últimamente no paro de ver a través de amigos y conocidos de diferentes redes sociales (facebook, twitter…), que vendemos el deporte, el ejercicio físico y en definitiva, el movimiento, como un estado continuo de sufrimiento, dolor, esfuerzo físico y mental y una continua lucha por superarnos a nosotros mismos. Entiendo que en una sociedad donde somos eminentemente «productores» y «consumidores» es vital para los que manejan el cotarro (llámese «Troika» o «Gurús del Fitness») que funcionemos de esta manera y que nos adaptemos a sufrir en todas las circunstancias de la vida. No tenemos suficiente con sufrir en el trabajo (los afortunados que lo tengan), que nos convencen para que durante nuestros ratos de ocio, no olvidemos para qué nos están diseñando a marchas forzadas. Así, cuando a la sociedad le apetezca «putearnos», estaremos más preparados y por supuesto, nos quejaremos menos, que es en definitiva, lo que les interesa.

«El Dolor es tu Debilidad abandonando tu cuerpo»… Acojona un poco!!

Da un poco de miedo ver cómo proliferan los gimnasios y centros deportivos donde parece que a lo que acudes es a sufrir, a pasarlo mal y te aseguran que esa manera de funcionar, ese dolor, te ayudará a hacerte «más fuerte» y a sentirte mejor. Y por lo poco que sé, el dolor es un aviso de que algo no está yendo como debería…

Yo no termino de entenderlo. No conozco a nadie que para «sentirse mejor» necesite estar sufriendo. Yo, normalmente, para sentirme mejor hago lo que me gusta…

Disfrutar del Entrenamiento es el factor fundamental para conseguir los objetivos

El niño, desde su más temprana edad, aprende jugando y numerosos estudios sobre educación y aprendizaje aseguran que el éxito en una tarea depende proporcionalmente del disfrute del proceso. Con el ser humano adulto pasa exactamente lo mismo. La mayoría de las personas que acuden a un centro deportivo con cualquier objetivo (pérdida de peso, mejorar en su deporte, o tener un cuerpo más fit…) no consiguen sus propósitos (aproximadamente un 80% de los casos). Y muchas veces, los entrenadores hacemos responsables a los clientes de no haberlo conseguido. Achacamos, por ejemplo, a la falta de compromiso, la escasa capacidad de superación o la falta de implicación en las tareas que les proponemos las causas de esa «derrota». No tienen capacidad de esfuerzo o sufrimiento…

Y nosotros somos los únicos culpables en el 100% de los casos. Es normal…Si a mí me proponen una tarea que me hace sufrir o me aburre sobremanera, es difícil que quiera volver al día siguiente a repetirla. Por mucho que me expliquen que eso es bueno para mi cuerpo… ¡¿pero y para mi cabeza?! Nos sorprende a menudo que muchos centros deportivos tengan menos afluencia cada vez y que fidelizar a un cliente sea cada vez más complicado, pero convirtiendo nuestros gimnasios en centros de «sufrimiento» creo que no deberían sorprendernos tanto nuestros resultados.

Sadus jugando un partido de fútbol en la India

En cambio, cuando he disfrutado de lo que he hecho y me he sentido bien, estoy deseando repetirlo. Ya sea después de jugar un partido de fútbol con mis amigos, de salir a correr por el monte, o bailar bachata con una profesora de baile sexy (tranquilos, sé que mi novia lee poco mi blog…). Eso ya depende de los gustos y aversiones de cada uno.

Muchos me diréis que disfrutáis de ese «sufrimiento» relativo, y que hacer series interminables de dominadas o bíceps llena vuestras vidas… y que os habéis hecho dependientes de esa sensación. Lo entiendo perfectamente (yo también soy un poco raruno). A mí también me gusta observar los miércoles mis espinillas sangrantes después de un partido de fútbol en el que he sido acariciado en repetidas ocasiones por mis rivales (esto va dedicado a mi amigo Jon). Pero la mayoría de la gente no es así… o no le gusta exactamente el mismo tipo de «sufrimiento» que a nosotros. Y debemos tener capacidad para adaptarnos a los gustos del cliente y no el cliente a los nuestros.

Debemos buscar qué le gusta a cada cliente y ofrecérselo

Como entrenadores, debemos hacernos responsables y saber que si una persona quiere perder peso y le ponemos encima de una bici durante 1 hora (o a hacer burpees, que están ahora tan de moda con esto del HIIT) es difícil que venga con ganas de repetirlo al día siguiente. Y un día, harto de que le torturemos con entrenamientos repetitivos y aburridos, nos dirán que dejan de venir por el motivo que sea.

Debemos buscar la motivación de cada cliente y plantear los entrenamientos buscando el máximo grado de disfrute de la persona entrenada. Yo muchas veces, en mis entrenamientos he priorizado lo que era «bueno» para la persona respecto a lo que le hacía disfrutar. Pero NO PIENSO HACERLO MÁS, porque además, generalmente, una cosa va unida a la otra. Tanto para su cuerpo, como para su «alma».

Puede ser interesante trabajar el glúteo medio como estabilizador de la cadera como bien dice Héctor García en sus excelentes (¡y divertidos!) posts de Entrenalisto (no veis, este es otro ejemplo de que repetimos las cosas de las que disfrutamos, por eso espero con ansia sus nuevos posts). Pero, ¿Y si logramos hacerlo, además, a través de ejercicios que sean divertidos y variados para nuestro cliente? (estoy seguro de que Héctor lo consigue, porque sino, no tendría tantos clientes adeptos).

Imaginaros por un momento que alguien os dice lo siguiente:

«Vais a realizar una serie de actividades de las que vais a disfrutar cada minuto y que van a significar increíbles beneficios para vuestra salud y os permitirán además conseguir los objetivos específicos que os planteéis».

Si supiéramos que íbamos a disfrutar seguro que ir a entrenar nos seía muy fácil

¿¿¿No estaríais deseando empezar???

En nuestra mano está encontrar esas tareas para cada uno y no cerrarnos a programas de entrenamiento llenos de ataduras porque tal o cual ejercicio sea «supuestamente bueno» para él. Tenemos que concienciarnos de que si no disfruta, ¡no será tan bueno!

Un saludo

Compartir:

7 Comments

  • Enrique Segarra
    Responder Web Designer

    El otro día publiqué en mi face un video en el que había un par de cosas que no compartía: 1- Lo de «no pain no gain», en lo que además de opinar como tú añadiría el hacer entender al cliente que aplicas a conciencia los principios de seguridad, técnica y progresividad para precisamente hacerle «ganar» sin «sufrimiento». 2- Y lo de dormir sólo 6 horas, que en mi opinión habrían de ser «desde» 8. Aquí también habría que educar en la adecuada gestión de las intensidades y los descansos, por ejemplo planificarte los entrenamientos de más intensidad antes de los días en los que te vas a poder permitir descansar más (dormir 9 o 10 horitas en total, por ejemplo), y viceversa. Yo por ejemplo, he llegado a la conclusión de que durante el turno de noche «no entreno», como mucho hago ejercicio de baja intensidad para recuperar, por que el turno de noche le supone a mi organismo una superputada, en la que el entrenamiento sólo puede aumentar mi «pain» pero sin «gain». El siguiente peor turno es el de mañana, durante el que sí que entreno pero cuidando mucho la intensidad, que ya aumentaré cuando libro y durante el turno de tarde. Me interesa también todo lo relativo a la periodización, muy determinada en nuestro caso por los turnos, para aprender a progresar lo mejor posible sin sufrir.
    Saludos, y Recuerdos para Adan.

      raulgilbello
      Responder Web Designer

      Totalmente de acuerdo Enrique! Debemos adaptar la intensidad a las circunstancias individuales de cada uno, por supuesto!Le daré recuerdos a Adán de tu parte.
      Un saludo!

  • Federico Heuck
    Responder Web Designer

    Que bueno es ver que somos muchos los que creemos que la actividad física tiene que ser placentera.
    Si te gusta sufrir alla tu, pero si lo que quieres es estar saludable y tener una buena calidad de vida tenes que lograr que la actividad física sea parte de tu vida y como bien dicen, si algo no te gusta es muy difícil que lo adoptes para siempre.

    SEBAS.
    Responder Web Designer

    HOLA A TODOS , NO NOS ENGAÑEMOS , QUIEN ALGO QUIERE ALGO LE CUESTA , INCLUSO AUN ESTANDO PUTEADO EN UN TRABAJO DURANTE MUCHAS HORAS,SI DECIDIMOS ACUDIR A UN GIMNASIO , U OBTENER LOS SERVICIOS DE UN ENTRENADOR PERSONAL , NO VAYAMOS POR EL CAMINO DE LO FÁCIL , ES MUY BONITO ENSEÑAR UNA FOTO DE UNAS PATINADORAS O DE UNOS CHICOS QUE JUEGAN A TENIS Y DISFRUTAN HACIENDO DEPORTE , Y NOS VENDAN LA MOTO QUE POR EL CAMINO NO TRILLADO , VAMOS A SACAR PROVECHO AL EJERCICIO FÍSICO . HAGO CON MI ESCRITO UN LLAMAMIENTO A LA VERDAD EN EL BUÉN NOMBRE DEL DEPORTE , YA BASTA DE VENDER BASURA¡¡¡¡¡¡¡ , YA ESTÁ BIÉN DE ENTRENOS COLECTIVOS QUE NO SIRVEN PARA NADA, Y BASTA YÁ DE DE VENDER ENTRENOS PERSONALES DICIENDO QUE NO ES NECESARIO NI SUFRIR , NI ESFORZARSE, ESTO ES UNA CHUFLA.
    SE QUE ES MÁS FACIL VENDER UNA MENTIRA FÁCIL QUE UNA VERDAD DIFICIL ,PERO OS ASEGURO QUE SIN ESFUERZO NO HAY RESULTADOS Y SI EL ESFUERZO DESPUES DEL CURRO ES SUFRIR, MEJOR QUE OS VAYAIS DE PASEO OS VA A SER MÁS RENTABLE Y SANO . VENDADMOS ENTREMOS REALES , Y SEAMOS SERIOS , MOTIVEMOS A NUESTROS CLIENTES CON RESULTADOS REALES Y APRENDAMOS A CONCIENCIAR A LA GENTE QUE SIN DOLOR. ESFUERZO , Y DIETA SANA NO HAY RESULTADOS , SI SABEMOS VENDER ESTA IDEA , SEREMOS HONESTOS Y PROFESIONALES ,Y NO TIMADORES LEGALIZADOS QUE VENDEN MARCA PORQUE NO TIENEN OTRA COSA.
    SALUT I FORÇA. SEBAS.

      Raúl Gil Bello
      Responder Web Designer

      Vaya Sebas, ¡cómo te has puesto!
      A ver, respeto tu opinión: puedes pensar que vendo basura o que soy un «timador legalizado» (ese insulto, admito que me ha gustado… ¡me lo quedo para usarlo en el futuro!). Yo solo digo que esforzarse, en su sentido más «purista» significa: sentir dolor o recibir con resignación un daño (puedes buscarlo en el wordreference). Y no creo que el entrenamiento deba basarse en eso. Yo desde pequeño he disfrutado con el deporte, en todas sus formas, porque siempre se me presentó como algo divertido, variado y que sí, sudaba como un cochino, pero al terminar, me lo había pasado como los indios… e intento que los clientes lo sientan así. Sin pasárselo medianamente bien, no lo repetirán.
      Si tu eres más de «¡¡100 flexiones más recluta patoso»!! seguro que encuentras clientes que disfruten de eso. Por suerte hay gente para todo.
      No tienes que seguir ninguna línea en la que no creas. Pero yo creo que es mejor así… entiende que si no, no lo haría. Pero no te mosquees, hombre, ¡que si no te gusta basta con no leerlo!
      Un saludo

    Amen Raul!!

Leave A Comment