LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
21/03/2018 0 Comments

¡NO A LA DISCRIMINACIÓN! EL NERVIO PERIFÉRICO DEBE SER UNO MÁS

Posiblemente son pocas las personas que no han experimentado en su propia piel o han oído hablar en algún momento de su vida aquello de tengo una sobrecarga muscular, una tendinopatía o un esguince. ¿Será que más allá de los tejidos musculares u óseos, existe un tejido llamado neural y que además deberíamos tener igualmente presente? Sí! Por fortuna, cada vez este componente está más presente en las mentes de los profesionales y por ello teníamos que hablaros de su importancia, ya que puede ser el desencadenante de la sintomatología del paciente.

El nervio periférico es un componente, que a diferencia de músculos, ligamentos… suele ser el gran olvidado ante una lesión, pero como las demás estructuras, se daña y da una sintomatología característica.

PRINCIPALES CAUSAS DE LESIÓN

El nervio periférico es un poco caprichoso y difícil de contentar, pues no tolera muy bien ciertos cambios. No es solo una broma, se quejará tanto si se bloquea su conducción por una presión a nivel interno o externo, como si se excede en su longitud.

Pueden verse comprometidos por dos principales situaciones:

  • Por compresión:

El nervio se ve comprimido por otras estructuras o contra otra estructura. El factor tiempo será determinante, la lesión será más grave conforme aumente el tiempo de compresión1,2.

Un ejemplo de compresión lo encontramos en el nervio mediano a su paso por el retináculo carpiano consecuencia de una inflamación de los tendones flexores3. Lesiones musculares donde se genera un hematoma, puede fibrosar al tejido conectivo disminuyendo el espacio de la zona y comprimiendo entre otros al nervio.

  • Por tracción.

El nervio se lesiona debido a una tensión de alargamiento excesiva, bien sea por prolongarse en el tiempo o de forma brusca1,2.

Un ejemplo de este mecanismo lesional es el que puede darse en el esguince lateral externo de tobillo por inversión forzada. El nervio peroneo superficial puede verse afectado al transcurrir por la cara externa del tobillo y traccionarse bruscamente junto al resto de estructuras 4,5.

El nervio periférico es una estructura ondulante en longitudinal, dado que guarda un reservorio a modo de defensa como adaptación frente a mecanismos de tracción – compresión. Estos mecanismos lesivos dañan al nervio cuando se superan unos límites determinados establecidos por las propias cualidades del tejido neural6-8.

CARACTERÍSTICAS DE LA LESIÓN NEURAL

La lesión del nervio periférico conlleva una serie de síntomas ante los cuales el profesional debe estar alerta. La historia clínica supondrá la primera oportunidad para identificarlos, siendo clave los siguientes aspectos9,10:

¿Cuántas veces nos despertamos en mitad de la noche con el brazo dormido? ¿Será una broma o es que el sistema nervioso nos está alertando: DEJA DE COMPRIMIR EL NERVIO!!! ? Para entender mejor la sintomatología, debemos saber que el nervio periférico puede ser motor, sensitivo o mixto. Entre los síntomas destacamos:

  • Dolor profundo, quemazón, pesadez del miembro afecto…11
  • Empeoramiento nocturno (se reduce el flujo sanguíneo y el aporte de oxígeno al darse menos movimiento) o al final del día (sobrecarga)10.
  • Parestesia, anestesia. Propio del componente sensitivo, déficit de sensibilidad en el territorio correspondiente al nervio implicado.
  • Debilidad muscular. Característico del componente motor, la función de los músculos inervados se verá comprometida.

Ante sospecha de afectación neural tras conocer la historia clínica del paciente, valoraremos la posible alteración de un determinado nervio periférico al relacionar la información extraída con nuestro conocimiento sobre cada nervio, es decir, si es motor, sensitivo o mixto y por tanto, si su territorio sensitivo y los músculos inervados se encuentran alterados.

No solo será importante detectar la afectación del nervio, también a qué nivel se produce el compromiso para tratar de resolverlo eficazmente. Para ello, nos basamos en su recorrido y sus posibles mecanismos de lesión, los cuales serán distintos en cada estructura nerviosa. Los agentes compresivos o interfaces patológicas, así como las posiciones que lo puedan llevar a tracción excesiva son propias de cada nervio periférico12. Tras las quejas del nervio y detectar sus señales de auxilio nos ponemos las pilas para paliar su sufrimiento, tanto él como el paciente lo agradecerán.

El éxito en la resolución del proceso reside en conocer la causa de la lesión, una vez detectada podremos tratar de resolverla y revertir la situación. Tras la sospecha de afectación nerviosa al completar la anamnesis será determinante valorar la confirmación de nuestra hipótesis o la necesidad de replantearla. Para ello, debemos realizar una exploración neurológica básica y tests específicos que valoren la mecanosensibilidad del nervio, es decir, su capacidad de adaptarse a un cambio mecánico de tracción o compresión10,13. En las siguientes entradas seguiremos profundizando en el componente neural ya que no es solo uno más.

BIBLIOGRAFIA
  1. Sunderland S. The anatomy and physiology of nerve injury. Muscle Nerve. 1990 Sep;13(9):771-84.
  2. Sunderland S. Stretch-compression neuropathy. Clin Exp Neurol. 1981;18:1-13.
  3. Sunderland S. The nerve lesion in the carpal tunnel syndrome. J Neurol Neurosurg Psychiatry. 1976 Jul;39(7):615-26.
  4. Ferkel E, Davis WH, Ellington JK. Entrapment Neuropathies of the Foot and Ankle. Clin Sports Med. 2015 Oct;34(4):791-801.
  5. Ribak S, Fonseca JR, Tietzmann A, Gama SA, Hirata HH. The Anatomy and Morphology of the Superficial Peroneal Nerve. J Reconstr Microsurg. 2016 May;32(4):271-5
  6. Topp KS, Boyd BS. Peripheral nerve: from the microscopic functional unit of the axon to the biomechanically loaded macroscopic structure. J Hand Ther. 2012Apr-Jun;25(2):142-51.
  7. Butler DS. The sensitive nervous system. Adelaide: Orthopedic Physical Therapy; 2000.
  8. Shacklock M. Neurodinámica clínica. 1ª ed. Madrid: S.A. Elsevier España; 2007.
  9. Haanpää M, Attal N, Backonja M, Baron R, Bennett M, Bouhassira D, et al. NeuPSIG guidelines on neuropathic pain assessment. Pain. 2011 Jan;152(1):14-27.
  10. López Cubas C. Neurodinámica en la práctica clínica. 1 ed. Córdoba: Zérapi C.B.; 2016.
  11. Asbury AK, Fields HL. Pain due to peripheral nerve damage: an hypothesis. Neurology. 1984 Dec;34(12):1587-90.
  12. Durval Campos K, Rioko Kimiko S. Neuropatías Periféricas Dolorosas. Rev Bras Anestesiol. 2011; 61: 5: 351-360.
  13. Baron R, Binder A, Wasner G. Neuropathic pain: diagnosis, pathophysiological mechanisms, and treatment. Lancet Neurol. 2010; 9: 807–819.

 

Leave A Comment