LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
15/03/2019 0 Comments

No existe correlación entre las mejoras en sprint y los cambios en la fuerza en Nordic Hamstring

[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text=»No existe correlación entre las mejoras en sprint y los cambios en la fuerza en Nordic Hamstring» font_container=»tag:p|font_size:30|text_align:left|color:%231e1e1e» google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»30″ height_on_tabs=»15″ height_on_tabs_portrait=»15″ height_on_mob_landscape=»15″ height_on_mob=»15″][vc_column_text]

La inclusión del ejercicio “Nordic Hamstring» en un programa de entrenamiento suele estar justificada por sus posibles efectos protectores frente a la lesión en la zona isquiotibial, vía aumento de la fuerza excéntrica y de la longitud de los fascículos musculares (aunque en la mayoría de clubes profesionales de fútbol—un deporte con gran prevalencia de lesiones en esta musculatura— no incluyen este ejercicio como parte de la estrategia antilesión…). Pero, ¿qué efectos tiene este ejercicio sobre el rendimiento en sprint?

Algunos estudios han mostrado que el rendimiento en sprint puede mejorarse tras un periodo de entrenamiento con este ejercicio…ahora bien, ¿existe correlación entre el rendimiento en el Nordic Hamstring y el sprint? ¿ y entre los cambios en rendimiento en el Nordic Hamstring y el sprint? Por otro lado, conociendo que el rendimiento en el Nordic Hamstring está condicionado por el peso corporal, ¿tienen los jugadores con experiencia en este ejercicio menos posibilidades de seguir mejorando?

Hoy os traemos un nueva investigación (Suarez-Arrones L. y col. 2019) que trató de resolver estas cuestiones. Para ello, se estudiaron los efectos de incluir o no este famoso ejercicio en un periodo de entrenamiento de varias semanas de duración en futbolistas profesionales. Los jugadores fueron divididos en los siguientes grupos:

NG-1. Los jugadores de este grupo tenían alguna experiencia previa en la realización de Nordic Hamstring, pero ninguno había realizado un programa de entrenamiento regular que incluyera este ejercicio. Su volumen total de entrenamiento (sesiones entrenamiento, partidos amistosos y oficiales) durante el periodo experimental (17 semanas) fue de 6911.5 minutos, de los cuales el 1.8% se utilizaron para realizar el Nordic Hamstring (24 sesiones en total). Este ejercicio se realizó durante la primera parte de las sesiones en campo o como parte del entrenamiento neuromuscular en gimnasio antes pasar al entrenamiento en campo.  En la tabla 1 se recoge el número de repeticiones, series y frecuencia con la que se realizó.

NG-2. A diferencia del grupo anterior, los jugadores de este grupo sí que habían realizado con anterioridad un programa de entrenamiento que incluyera el ejercicio Nordic Hamstring de manera regular (al menos una vez a la semana). Su volumen total de entrenamiento (sesiones entrenamiento, partidos amistosos y oficiales) durante el periodo experimental (15 semanas) fue de 6296.1 minutos, de los cuales el 1.6% se utilizaron para realizar el “Nordic Hamstring” (22 sesiones en total). Este ejercicio se realizó durante la primera parte de las sesiones en campo o como parte del entrenamiento neuromuscular en gimnasio antes pasar al entrenamiento en campo. En la tabla 1 se recoge el número de repeticiones, series y frecuencia con la que se realizó.

Control. Completaron el entrenamiento programado para su equipo (parte “física” y parte “fútbol”) durante 15 semanas sin incluir el ejercicio “Nordic Hamstring”. La mayoría de los jugadores en este grupo no tenía experiencia alguna en la realización de este ejercicio. Su volumen total de entrenamiento (sesiones entrenamiento, partidos amistosos y oficiales) durante el periodo experimental fue de 5897.3 minutos.

Estos fueron los resultados…

NG-1. El rendimiento en sprint mejoró de manera sustancial tanto en 10 como en 20 metros. En cuanto a la fuerza excéntrica de isquiotibiales (medida en ejercicio Nordic Hamstring) , los jugadores mejoraron la fuerza media absoluta y relativa al peso corporal, así como la fuerza pico absoluta y relativa al peso corporal.

NG-2. El rendimiento en sprint mejoró de manera sustancial en 5,10 y 20 metros. A su vez, también mejoraron la fuerza excéntrica media relativa al peso corporal. Sin embargo, no se observaron mejoras en los valores absolutos, ni en la fuerza pico.

Control. Mejoraron el rendimiento en 5,10 y 20 m en sprint, pero sin cambio alguno en la fuerza excéntrica de los isquiotibiales.

Las mejoras en el tiempo en 20m sprint fueron sustancialmente mayores en dl grupo NG-2 que en los otros dos grupos. No se observaron diferencias entre el grupo NG-1 y el control ni en las distancias de 5 y 10 m sprint.

Se observó una gran correlación entre el peso corporal y la fuerza excéntrica media y pico, sin embargo, las correlaciones entre la fuerza en el Nordic Hamstring (absoluta y relativa) y el sprint no fueron claras. Las correlaciones entre el cambio en el rendimiento en sprint y en el Nordic Hamstring tampoco fueron claras (ni cuando se analizaron grupos NG-1 y NG-2 de manera aislada, ni cuando se analizaron juntos, ni cuando solo se analizaron los jugadores con mayores ganancias en sprint)

A la vista de estos resultados, los autores concluyen que: “jugadores de fútbol pueden mejorar el rendimiento en el sprint después de un entrenamiento de fútbol que incluya o no incluya el Nordic Hamstring. Estas mejoras no dependen de los cambios en el Nordic Hamstring, sin relaciones entre la fuerza excéntrica en el Nordic y el rendimiento del sprint, y entre los cambios de sprint y los cambios en la fuerza excéntrica en el Nordic. Además, los jugadores con amplia experiencia en el Nordic Hamstring podrían verse limitados en las mejoras debido al efecto del peso corporal en este ejercicio, lo que afecta a la fuerza aplicada a los dinamómetros. Por lo tanto, para continuar aumentando el la fuerza excéntrica de los isquiotibiales en estos jugadores de fútbol, ​​será necesario emplear diferentes estímulos neuromusculares sobre esta musculatura”.

Lecturas relacionadas:

NORDIC HAMSTRING CONTRA SPRINT: UNA BATALLA PERDIDA.

“SINGLE-LEG ROMAN CHAIR” MAS EFECTIVO PARA LA MEJORA DE FUERZA-RESISTENCIA QUE “NORDIC CURL”

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][vc_custom_heading text=»CURSOS RELACIONADOS» font_container=»tag:p|font_size:22|text_align:left|color:%23d36200″ google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][dt_portfolio_carousel dis_posts_total=»» posts_offset=»0″ content_alignment=»center» image_sizing=»proportional» image_border_radius=»3px» image_scale_animation_on_hover=»disabled» image_hover_bg_color=»disabled» slides_on_wide_desk=»3″ item_space=»20″ link_lead=»follow_link» post_date=»n» post_category=»n» post_author=»n» post_comments=»n» post_content=»off» read_more_button=»off» show_link=»n» show_zoom=»n» show_details=»n» project_icon_border_width=»0px» project_icon_color=»#ffffff» project_icon_color_hover=»#ffffff» arrow_bg_width=»36x» arrow_border_width=»0px» r_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» r_arrow_v_offset=»0px» l_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» l_arrow_v_offset=»0px» category=»1286″][vc_separator border_width=»2″][/vc_column][/vc_row]

Leave A Comment