LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
11/10/2013 2 Comments

Movimiento ¿Aprender o Desarrollar?

Hola de nuevo a todos!

Playa de Tanzania 

Después de unas merecidas (creo) vacaciones por Uganda y Tanzania con un grupo de amigos (17 tipejos/as metidos en un camión por África) que me han hecho disfrutar como un enano de un viaje maravilloso, vuelvo a mis quehaceres cotidianos con entrenamientos personales con clientes en el centro, preparando cursos para un año académico que parece que va a ser apasionante y a dedicarle un rato a este rinconcito donde cada vez que puedo me pongo a escribir sobre alguna de estas cosas que me apasionan.

Bien… pues hoy os quería hablar sobre una idea que lleva dándome vueltas a la cabeza desde que el otro día, en una conversación con Pepe Conde, Director del Máster de Entrenamiento Personal de la Universidad de Granada y profesor del Movement Trainer Course de FIDIAS, terminamos hablando sobre cuál, realmente, debería ser el nombre de nuestra profesión… ¿Entrenador personal como hacemos en España? ¿Educador físico como se hace por ejemplo en Brasil? ¿Preparador físico? o ¿simplemente entrenador?…

Pues bien, a partir de ese punto, intente definir en mi cabeza a qué nos dedicamos todos aquellos que estamos en este mundillo y me di cuenta de que realmente, existen 2 ramas perfectamente definidas de actividades cuyo objetivo es realmente muy diferente y sobre eso voy a intentar hablaros hoy.

Diferencia entre aprendizaje motor y ejercicio físico

Cuando entrenamos, o realizamos movimientos, podemos hacerlo con 2 objetivos diferentes. Podemos buscar por un lado aprender a movernos mejor o por otro lado podemos ejercitarnos para provocar una carga de estrés saludable que produzca las adaptaciones deseadas. Por supuesto, en muchos casos, ambas cosas pueden producirse al mismo tiempo y no estar claramente diferenciadas.

Por definir exactamente cada «rama» del entrenamiento, utilizaré una definición que uso habitualmente en los cursos que imparto y que adapté de Todd Hargrove:

Aprender a moverse…

Aprendizaje motor (aprender a moverse)

Desarrollamos MOVIMIENTOS que dan experiencias al cerebro que le permiten moverse de una manera más coordinada, eficiente y eficaz.

Ejercicio físico (desarrollo de un movimiento)

Desarrollamos MOVIMIENTOS que provoquen un stress que suponga mecanismos de adaptación compensatorios que le permiten desarrollar más fuerza, aumentar de tamaño los músculos que generan un movimiento u obtener más energía para poder hacer un mayor número de estos.

Ejercitarse o desarrollar un movimiento

 

Programas por todos conocidos como el Pilates, el Yoga o el Taichi u otras menos habituales como Feldenkrais o Z-Health buscan fundamentalmente el aprendizaje de los movimientos y el control de nuestras funciones. Otras también de moda como el Crossfit, el Insanity (siempre que escribo este nombre me sale una sonrisita), los métodos HIIT o el Tabata, están mucho más orientados a producir un stress psicofísico que produzca músculos más grandes o perder grasa, por ejemplo.

Por último, los últimos años han aparecido programas con la denominación de entrenamiento funcional o similar, que  buscan precisamente juntar estas 2 vertientes en un solo entrenamiento.

He de decir que, aunque no me gusta generalizar, la mayoría ha (o hemos) confundido buscar en la creación de sus programas o métodos, el conseguir ambos objetivos (aprender y ejercitar), con ejercicios que mezclen ambos conceptos, queriendo matar 2 pájaros de un tiro… y por eso terminamos haciendo en muchos casos ejercicios «extraños», con  grandes dosis de inestabilidad, multiplanares, etc, con personas que todavía no se mueven bien en uno o dos planos (ver imagen).

¿Matar 2 pájaros de un tiro? dudoso…

¿Es uno mejor que otro?

Habitualmente, los entrenadores tenemos discusiones por ver quién «la tiene más grande». Todos tratamos de crear (y vender) métodos bajo las frases de: «el mío trabaja más músculos a la vez», «el mío mejora la función y el tuyo sólo mejora los músculos», «con el mío además de tener un músculos grandes y fuertes haces un trabajo cardiovascular tremendo». O «si no haces este tipo de abdominales te vas a mear por las esquinas y nunca vas a tener el vientre plano».

A mí, personalmente, todo me parece maravilloso o «pura mierda» (perdonadme la expresión, pero aprovecho que mi madre no me lee mucho) en función de si está relacionado con los objetivos que persigues… es decir, el ¿PARA QUÉ? que tan pocas veces nos preguntamos. Una chica que hace Pilates para estar como las «mis amigas» de la imagen de abajo, estará equivocándose de método y de tipos de ejercicios, igual que una persona de 50 años que quiere tener más movilidad o control de su cuerpo porque tiene dolores lumbares o de rodilla, se equivocará si se apunta a un centro deportivo y utiliza máquinas, se mete en una clase de spinning (o ciclo indoor, no vaya a ser que alguien se enfade), Zumba o BodyPump.

Difícil haciendo yoga o pilates…

¿Debemos hacer uno antes que otro?

Sobre esto si creo debemos ser cautos como entrenadores. Creo firmemente que antes de DESARROLLAR, debemos APRENDER.

Someter al cuerpo a un stress que produzca adaptaciones solo será beneficioso si los movimientos efectuados son realizados de manera controlada y eficiente. De lo contrario se hiperpotenciarán movimientos que generen descompensaciones estructurales y funcionales que inevitablemente a la larga provocarán una lesión y una limitación en el propio desarrollo del movimiento.

Con esto no pretendo insinuar que antes de iniciar un programa de ejercicios debamos pasarnos un año sin someter a nuestro cuerpo a cargas elevadas de ejercicio haciendo solo trabajos suaves y lentos que mejoren la manera en que nos movemos. Pero si afirmo que hasta que no se controlen ciertos movimientos básicos que toda persona debe dominar para tener una calidad de vida adecuada, no debemos tratar de tratar de desarrollarlos a través de un trabajo de fuerza específico respecto a objetivos de carácter más condicional (volumen muscular, potencia, etc) o viviremos situaciones desagradables como la de la imagen de al lado.

si tu columna pudiera chillar…

Si no enseñamos correctamente como se hace una sentadilla (movimiento básico para sentarse o levantarse) que requiere de un buen control corporal y la coordinación de muchas estructuras (tobillo, rodilla, cadera, pelvis columna y cintura escapular)  o un peso muerto (movimiento básico para recoger un objeto del suelo), no deberemos trabajar con cargas elevadas, independientemente de que la persona busque perder peso o tener el glúteo de la mejor clienta de Bret Contreras (Glute Guy).

Un saludo a todos!




Compartir:

2 Comments

Leave A Comment