LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
28/09/2018 0 Comments

Mejora de la estabilidad: ¿más sentadillas y menos Bosu?

[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text=»Mejora de la estabilidad: ¿más sentadillas y menos Bosu?» font_container=»tag:p|font_size:30|text_align:left|color:%231e1e1e» google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»30″ height_on_tabs=»15″ height_on_tabs_portrait=»15″ height_on_mob_landscape=»15″ height_on_mob=»15″][vc_column_text]

En el artículo que publicamos ayer, se comentaba que si nuestro objetivo es la mejora de la estabilidad y queremos que nuestro entrenamiento tenga éxito, es importante que se respete el principio de especificidad y que se utilicen instrucciones que hagan que la persona no piense en cómo realiza los movimientos y ponga su atención en los resultados de estos. A su vez, se mostraron los resultados de un estudio que respaldan esta última afirmación.

Hoy pretendemos dar a conocer los datos de otra reciente investigación realizada por Louis-Solal Giboin y sus colaboradores—publicada recientemente en la revista científica “Journal of Science and Medicine in Sport” — que aumenta la evidencia científica que nos respalda cuando apostamos por un entrenamiento muy específico para la mejora de la estabilidad.

El objetivo del comentado estudio era doble. En primer lugar, querían conocer si la práctica previa de tareas de estabilidad similares favorece el ritmo a la que se aprende una nueva tarea de estabilidad. Además, querían averiguar si este ritmo aprendizaje está influenciado por la potencia que es capaz de generar una persona con piernas.

Para resolver las dudas planteadas, se llevó a cabo un experimento en el que participaron 32 personas y que se realizó en 3 sesiones diferentes.

El primer día, se les evaluó en 3 ocasiones el máximo tiempo que eran capaces de mantenerse a una pierna sobre una tabla (“tilt-board”) que les provocaba una perturbación en el eje medio-lateral, así como la máxima potencia relativa ejercida durante 3 saltos con contramovimiento. Tras obtener los resultados, los sujetos fueron divididos dos grupos: control y entrenamiento. Este último grupo practicó 3 tareas de equilibrio diferentes (30 intentos en cada una). Las tareas consistían en realizar equilibrio sobre 1) “slack-line”, 2)”Bosu” y 3) “Sensoboard” (“tilt-board” diferente a la utilizada en los test en la que las perturbaciones ocurrían en todas las direcciones). El grupo control no realizó ningún entrenamiento.

Tras 48 horas, los participantes de ambos grupos volvieron al laboratorio para practicar la tarea en la tabla (“tilt-board”) en las que se le había medido el rendimiento con anterioridad. En esta fase de “adquisición” realizaron un total de 90 intentos.

En la última sesión experimental, que se realizó 24 horas después de que se realizara el entrenamiento, las personas completaron un test de retención en el que se les volvió a evaluar el rendimiento de ambos grupos en la tarea “tilt-board”. En esta ocasión se realizaron 10 intentos.

¿Qué ocurrió? Los investigadores observaron que el rendimiento durante la fase de adquisición y en el test de retención fue idéntico en ambos grupos. Es decir, que ciertas personas realizaran el doble de repeticiones en otro tipo de tareas similares (“posición cuerpo parecida, eje de perturbación compartido y mismas secuencias de movimientos a realizar”) no provocó que consiguieran mejorar más ni más rápido.

Aunque estos resultados puedan parecer sorprendentes, eran de esperar, ya que van en la línea de anteriores investigaciones que mostraron que las mejoras de la estabilidad son altamente específicas. Lo que quizá aporta una información un poco más novedosa es el hecho de que las personas que presentaron una potencia relativa superior a la media, si bien no mostraron una mejor estabilidad en los pretest, tuvieron un rendimiento 2 veces superior a las personas con una potencia relativa por debajo de la media, tanto en la fase de adquisición como en el test de retención. Esto nos dice que si queremos mejorar más rápido la estabilidad en una tarea concreta y queremos complementar su práctica con otros ejercicios, mejor empleemos el tiempo en mejorar la potencia de las piernas que en realizar tareas que, simplemente, se pueden parecer. Dicho de otra manera, más sentadillas y menos Bosu.

Entradas relacionadas:

El equilibrio no es una habilidad general. ¡Es específico a la tarea!

¿Entrenamiento con superficies inestables? Un artículo para reflexionar…[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][vc_custom_heading text=»CURSOS RELACIONADOS» font_container=»tag:p|font_size:22|text_align:left|color:%23d36200″ google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][dt_portfolio_carousel dis_posts_total=»» posts_offset=»0″ content_alignment=»center» image_sizing=»proportional» image_border_radius=»3px» image_scale_animation_on_hover=»disabled» image_hover_bg_color=»disabled» slides_on_wide_desk=»3″ item_space=»20″ link_lead=»follow_link» post_date=»n» post_category=»n» post_author=»n» post_comments=»n» post_content=»off» read_more_button=»off» show_link=»n» show_zoom=»n» show_details=»n» project_icon_border_width=»0px» project_icon_color=»#ffffff» project_icon_color_hover=»#ffffff» arrow_bg_width=»36x» arrow_border_width=»0px» r_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» r_arrow_v_offset=»0px» l_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» l_arrow_v_offset=»0px» category=»1286, 2160″][vc_separator border_width=»2″][/vc_column][/vc_row]

Leave A Comment