LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
23/02/2022 0 Comments

LOS VECINOS DEL HOMBRO

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

El hombro no vive solo dentro del cuerpo, está rodeado de otras articulaciones y estructuras que conforman su “entorno” más cercano con el que se relaciona. Tener una buena relación con un vecino es sumamente importante, aunque como suele ocurrir con tantas cosas, no te das cuenta hasta que aparecen los problemas.

Los vecinos que inciden con mayor “peso” en la salud y bienestar del hombro son la columna cervical y la columna dorsal, aunque ya sabemos que cualquier articulación o estructura del cuerpo tendrá su influencia.

A nivel escapulotorácico se ha relacionado la hipercifosis dorsal con una reducida rotación superior, la posición de hombros adelantados con una limitación en la rotación externa y la postura de cabeza adelantada con una limitada inclinación posterior.

Por otro lado, una reducción de la movilidad de la columna dorsal aumenta las demandas mecánicas de la articulación glenohumeral, especialmente en la posición de ABER en los lanzamientos, donde las exigencias en abducción horizontal y rotación externa se multiplicarán.

La cabeza adelantada

La zona cervical es la única zona del raquis que puede realizar movimientos antagonistas al mismo tiempo. Cuando la cabeza se encuentra adelantada, biomecánicamente ocurre una extensión cervical superior y una flexión cervical inferior. Y esto sucede para poder estabilizar la cabeza y así optimizar el sistema vestibular y la entrada sensorial a nivel visual. 

Para medir esta anteproyección de la cabeza existen diferentes mediciones, os propongo dos por lo prácticas que son:

Ángulo de la cabeza adelantada:

Ángulo que forma la línea que une la apófisis espinosa de C7 y el trago de la oreja con respecto a la horizontal. Cuando el ángulo es inferior o igual a 54° se considera que tiene la cabeza adelantada 

Tenemos diversas aplicaciones en los smartphones con las que podemos medir ángulos, incluso hay alguna que es específica para medir el ángulo de la cabeza adelantada, evaluando la postura del sujeto a partir de una fotografía de perfil del mismo, la cual puede ser tomada tanto en bipedestación como sentado, aunque en sedestación aumenta ligeramente el adelantamiento de la cabeza. 

       

Distancia trago de la oreja – pared

El trago de la oreja es el eje de referencia para medir la extensión cervical respecto a un punto fijo con una cinta métrica. En alguna ocasión se ha usado “occipital – pared”, pero consideramos que es una referencia menos fiable porque cuando ocurre la extensión cervical superior a consecuencia del adelantamiento de la cabeza, el occipital ya no se encuentra en una posición adecuada para tomarlo como referencia.

 

Unos valores medios en personas jóvenes (20-30 años), es de 11-12 cm; mientras que en personas mayores (50-70 años) debemos esperar valores medios superiores, unos 14-15 cm. De cualquier forma existe mucha variabilidad entre unas personas y otras, y como decimos con todos los factores, la postura adelantada de la cabeza solo es un factor más que habrá que valorar.

Evaluar la postura tiene el gran defecto de que es una imagen congelada de un estado de movimiento. Podemos decir que hablar de postura hace más referencia a las posiciones en las que pasamos más tiempo, y por lo tanto tiene más sentido observar cómo se mueve un sistema frecuentemente que hacer una medición puntual. 

También puede ser interesante mejor que valorar la distancia en reposo (que será menos fiable porque puede verse fácilmente alterada por la influencia de sentirse evaluado, por el estado de ánimo actual, por el estado de fatiga percibida, etc.), medir la distancia tratando de contactar la pared con la cabeza, que nos da información acerca de la movilidad en retracción.

Hipercifosis dorsal

Esta medición se ha hecho originalmente colocando el inclinómetro entre D1-D2 y en D10-D11, pero nuevas propuestas de medición han facilitado la medición, ya que hay que colocar el inclinómetro en los puntos de mayor inclinación anterior y posterior, independientemente de la vértebra en la que se apoye el inclinómetro.

Se han considerado valores normales entre 20-40º de curva cifótica, considerándose rectificación cuando es inferior a 20º e hipercifosis cuando es superior a 40º.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Debemos tener presente en todo momento que nuestro nivel de cifosis está en cambio continuo como consecuencia de mecanismos hipercomplejos, y que si adoptamos de forma habitual posturas que podemos calificar de hipercifóticas es el resultado de mecanismos de autoorganización. El sistema siempre se comporta dando la mejor respuesta que puede para adaptarse al entorno y las tareas a las que se enfrenta. 

La rotación dorsal

La medición más cómoda es en sedestación, con los pies apoyados en el suelo y separadas las rodillas para que queden alineadas con las caderas. Se pide la máxima rotación a ambos lados midiendo con una app que mide ángulos en el plano transversal. Para ello se coloca en móvil en D1-D2 y los valores medios son de 60º de rotación a cada lado.

 

Para decir que los vecinos son de lujo, necesitamos que la postura sea eficiente, los rangos de movimiento sin restricciones y libre de dolor. Con un vecindario así, el hombro no tiene excusas.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Leave A Comment