LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021

MOVEMENT TRAINERS BLOG

La variabilidad en el entrenamiento fomenta el uso de focos externos de atención y aumenta el aprendizaje motor. 

[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text=»La variabilidad en el entrenamiento fomenta el uso de focos externos de atención y aumenta el aprendizaje motor» font_container=»tag:p|font_size:30|text_align:left|color:%231e1e1e» google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»30″ height_on_tabs=»15″ height_on_tabs_portrait=»15″ height_on_mob_landscape=»15″ height_on_mob=»15″][vc_column_text]

La variabilidad y el foco de atención son dos variables que, si bien durante muchos años han sido olvidadas por los entrenadores, cada vez son más los que las tienen presentes a la hora de diseñar sus sesiones de entrenamiento. Y es que cada vez es más evidente la importancia que juegan en el rendimiento motor y en el proceso de aprendizaje (algunos ejemplo aquí y aquí).

A esa evidencia podemos sumarle un nuevo estudio que, tras realizar 3 experimentos independientes, vuelve a demostrar que;

  • Independientemente de la tarea que se entrene, la práctica variable de la misma (ej. lanzar desde diferentes distancias) genera una mayor rendimiento en tareas novedosas que la práctica constante (ej. lanzar desde la misma distancia).
  • En comparación con la práctica tradicional de ejercicios (bloques bien diferenciados y ordenados; ej. 20 repeticiones de A + 20 repeticiones de B + 20 repeticiones de C), realizar los diferentes ejercicios de una sesión en un orden aleatorio (interferencia contextual; ej. A+B+A+C+B+C+B…) favorece un mejor aprendizaje en las tareas entrenadas y un mejor rendimiento en tareas no entrenadas

Además de esto, esta nueva investigación muestra que tanto la práctica variable como aleatoria fomentan la utilización de focos externo de atención y que, por el contrario, la práctica constante o en bloque llevan a la persona a pensar más en términos interno, lo que, en parte, podría explicar las diferencias entre condiciones, ya que sabemos que la utilización de focos interno de atención no es la mejor estrategia para aprender un movimiento.

Veamos cuáles fueron los experimentos que se llevaron a cabo y qué resultados concretos se obtuvieron.

Experimento 1

La tarea consistía en lanzar pelotas de golf de foam (4.3 cm diámetro) con la mano no dominante y por encima de la cabeza. El objetivo de los lanzamientos era una diana cuyo centro estaba colocado a una altura de 1 m sobre el suelo. El centro de la diana tenía un diámetro de 7.5cm y estaba rodeado por 7 círculos concéntricos con un radio de 15, 22.5, 30, 37.5, 45, 52.5 y 60 cm. La distancia de lanzamiento era de 4, 5 o 6 m durante la fase de práctica y de 5 y 4.5 en los test de retención y transferencia, respectivamente.

El sistema de puntuación era el siguiente. Si la explota dan en el centro de la diana: 8 puntos. Si tocaba en el círculo adyacente 7 puntos, y así reduciendo puntuación hasta el último círculo que reportaba tan solo 1 punto. Si la pelota no daba en la diana el participante no recibía ningún punto.

Los participantes fueron divididos en dos grupos:

  1. Entrenamiento variable. Las personas lanzaban 20 veces desde cada una de las siguientes distancias: 4, 5 y 6 m. El orden de las distancias estaba predeterminado y fue cuasialeatorio.
  2. Entrenamiento constante. Las personas lanzaban 60 veces desde una sola distancia. La distancia variaba en función del subgrupo que le fue asignado. Las posibles distancias eran: 4, 5 o 6 m.

El experimento se realizó en 2 días. En primero los participantes realizaron un pretest desde la línea de 5 m (5 intentos) y un entrenamiento que, como se ha comentado, consistía en la realización de 60 lanzamientos. Los lanzamientos se agruparon en bloques de 10, con un descanso de 2 minutos entre cada uno de ellos. A los días, se realizaron 2 test. Un test de retención (5 m) y un test de transferencia (4.5m), para los que tuvieron que realizar 10 lanzamientos.

Para comprobar el foco de atención de los participantes, se les pidió que rellenaran un pequeño cuestionario al finalizar los lanzamientos número 20, 40 y 60. El cuestionario constaba de 6 ítems puntuables. Se les pedía que indicaran cuánto, en una escala de 1 a 10, se habían concertado en:  el brazo, los hombros y la postura como indicadores de foco interno, y en la pelota, la diana y la distancia hasta la diana como indicadores de foco externo.

Resultados:

No se observaron diferencias en rendimiento del pretest. Durante el entrenamiento se observó una mejora en la precisión a lo largo de los bloques, pero sin diferencias entre grupos.

En el test de retención (5 m distancia), ambos grupos mostraron una puntuación similar, sin diferencias significativas entre grupos ni subgrupos (la puntuación media en el grupo variable fue de 3.45 y de 2.56, 3.14 y 3.71 para los grupos que entrenaron constantemente desde 4, 5 y 6 m, respectivamente).

En el test de transferencia (una tarea novedosa: lanzamiento desde 4.5 m) el grupo variable mostró mejor rendimiento (4.62 puntos) que el grupo constante (3.19, 3.91 y 3.8 para los grupos que entrenaron constantemente desde 4, 5 y 6 m, respectivamente).

En cuanto al foco de atención, se observó que el grupo variable mostró una mayor uso del foco externo en comparación con el foco interno (puntuación foco externo menos puntuación foco interno). El grupo constante focalizó más la atención sobre la postura que el grupo variable, mientras que este último lo hizo más sobre la distancia a la diana que el grupo constante.

Experimento 2

La tarea consistía en el golpeo de pelotas de golf estándar hacia una diana (2.5 x 2.5 cm). Desde el dentro de la diana, se colocaron 3 líneas de colores a diferentes distancias: roja (1.2 m), verde (1.5 m) y azul (1.8 m). El entrenamiento consistía en la realización de 3 bloques de 20 repeticiones, con 2 minutos de recuperación entre cada uno. En cada lanzamiento se comprobaba la distancia entre el centro de la diana y el borde de la pelota.

Los participantes fueron divididos, de manera aleatoria, en dos grupos.

  1. Grupo de práctica en bloque. Realizaban 20 repeticiones seguidas desde una distancia y luego pasaban a otra. Existían 3 bloques de 20 repeticiones bien diferenciados.
  2. Grupo de práctica aleatoria. Cada repetición se realizaba desde una distancia diferente, en un orden predeterminado.

A los dos días se realizaron los test de retención y de transferencia, ambos consistentes en 12 repeticiones pero a diferentes distancias (1.5 m retención y 2.1 m transferencia).

Para comprobar el foco de atención de los participantes, se les pidió que rellenaran un pequeño cuestionario al finalizar los lanzamientos número 20, 40 y 60. El cuestionario constaba de 6 ítems puntuables. Se les pedía que indicaran cuánto, en una escala de 1 a 10, se habían concertado en:  el brazo, los hombros y las manos como indicadores de foco interno, y en el palo, la diana y la distancia hasta la diana como indicadores de foco externo.

Resultados:

Durante la fase de práctica ambos grupos rindieron de manera similar y ambos grupos redujeron la desviación con respecto a la diana a lo largo de los bloques de entrenamiento. En el test de retención, los resultados también fueron similares en los 2 grupos. Sin embargo, en el test de retención (mayor distancia) el grupo que entrenó de manera variable mostró un mejor rendimiento (menor distancia diana) que el grupo que entrenó en bloque.

En cuanto al foco de atención, se observó que el grupo “bloque” focalizó más la atención sobre el palo que el grupo variable, mientras que este último lo hizo más sobre la distancia a la diana que el grupo constante. No se encontraron diferencias en el foco de atención puesto sobre los brazos, los hombros, las manos y la diana.

Experimento 3

La tarea era igual que la utilizada en el experimento 1: lanzamiento de pelota de foam con la mano no dominante por encima de la cabeza. La diana y el sistema de puntuación también fueron los mismos. Sin embargo, las distancias de lanzamientos eran diferentes. Se colocaron 4 líneas de colores a diferentes distancias de la diana: roja (2 m), verde (2.8 m), azul (3.6 m) y amarilla (4.4 m).

Al igual que en el experimento 2 el entrenamiento consistía en la realización de 3 bloques de 20 repeticiones con 3 minutos de descanso entre bloques y con los participantes divididos en dos grupos:

  1. Grupo de práctica en bloque. Realizaban 20 repeticiones desde la línea roja (2 m), verde (2.8 m) y azul (3.6 m). No pasaban a la siguiente hasta no haber finalizado las 20 repeticiones. Existían 3 bloques de 20 repeticiones bien diferenciados.
  1. Grupo de práctica aleatoria. Cada repetición se realizaba desde una distancia diferente, en un orden predeterminado.

Para comprobar el foco de atención de los participantes, se les pidió que en el primer lanzamiento de cada bloque reportaran a los investigadores hacia dónde dirigieron la atención. A su vez, se les indicó que cada vez que comentaran cada vez que modificaban el foco de atención.

A los dos días, se realizaron los test de retención y de transferencia, ambos consistentes en 12 repeticiones pero a diferentes distancias (3.6 m retención y 4.4 m transferencia).

Resultados:

Ambos grupos mejoraron su precisión a lo largo del entrenamiento, presentando el mismo rendimiento. Por el contrario, el grupo “aleatorio” mostró un mejor rendimiento tanto en el test de retención (5.13 vs 4.45) como en el test de transferencia (4.22 vs 3.34).

El grupo “aleatorio” mostró mayor número de focos externos (ej. trayectoria de la pelota, distancia…) que de focos internos (ej. brazos, muñeca…), mientras que en el grupo “bloque” fue al revés. A su vez, la frecuencia con la que se reportó la utilización de foco externo fue mayor en el grupo “aleatorio” que en el grupo “bloque”. Por el contrario, el grupo “bloque” reportó con mayor frecuencia la utilización de foco interno que el grupo “aleatorio”.

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][vc_custom_heading text=»CURSOS RELACIONADOS» font_container=»tag:p|font_size:22|text_align:left|color:%23d36200″ google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][dt_portfolio_carousel dis_posts_total=»» posts_offset=»0″ content_alignment=»center» image_sizing=»proportional» image_border_radius=»3px» image_scale_animation_on_hover=»disabled» image_hover_bg_color=»disabled» slides_on_wide_desk=»3″ item_space=»20″ link_lead=»follow_link» post_date=»n» post_category=»n» post_author=»n» post_comments=»n» post_content=»off» read_more_button=»off» show_link=»n» show_zoom=»n» show_details=»n» project_icon_border_width=»0px» project_icon_color=»#ffffff» project_icon_color_hover=»#ffffff» arrow_bg_width=»36x» arrow_border_width=»0px» r_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» r_arrow_v_offset=»0px» l_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» l_arrow_v_offset=»0px» category=»1286, 2160″][vc_separator border_width=»2″][/vc_column][/vc_row]

Leave A Comment

×

 

¡Hola!

Haz click abajo para hablar con nosotros

× ¿Alguna duda?