LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
09/04/2018 0 Comments

LA RESURRECCIÓN DEL HOMBRO ANÓNIMO LANZADOR

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

La historia continúa. Hace algún tiempo escribíamos Historia anónima de un hombro lanzador: DRIG. Posteriormente hablamos de La muerte de un hombro lanzador, y hoy hablamos de su resurrección.

Básicamente la historia consistía en un hombro que tras dedicarse en cuerpo y alma a realizar cada vez lanzamientos más potentes dentro de un determinado deporte, sufría una serie de adaptaciones: óseas (retrotorsión humeral), musculares (aumento de la stiffness de los músculos posteriores del hombro), capsulares (aumento del grosor y stiffness capsular posterior), y del SNC (neuromodulación a nivel central que disminuye el ROM en rotación interna glenohumeral). Todas estas adaptaciones pueden provocar a largo plazo una mayor predisposición a lesiones y puede ser la causa final de la retirada deportiva.

Llegados a este punto, podemos imaginar el nivel de afectación que puede sufrir un hombro para que una persona decida dejar, lo que en muchas ocasiones es la pasión de su vida. Los hombros lanzadores suelen presentar mediante diagnóstico por imagen roturas  parciales del manguito rotador, quistes óseos y gangliones (Un ganglión es un tumor quístico benigno formado a expensas de las sinoviales tendinosas o articulares, que se localiza en las aponeurosis o los tendones, preferentemente alrededor de las articulaciones)(Schär et al).

Pero la vida sigue…… pero ¿cómo sigue? Ese hombro suele presentar secuelas de su vida deportiva. ¿Será la cirugía el remedio para limitar o reducir los daños sufridos? Evidentemente, esa decisión está en manos de los médicos, y estos tendrán que valorar en cada caso los daños sufridos, pero puede ser interesante conocer un interesante artículo de Schar et al publicado en Marzo de 2018; donde comprueban que la mayoría de daños sufridos no progresan tras la retirada deportiva, e incluso se resuelve tras un tiempo en algunos casos, por lo que el tratamiento quirúrgico debe ser cuestionado con mucha atención. Vivimos ante una auténtica resurrección de un hombro al que daban absolutamente por muerto.

Los deportistas que realizan lanzamientos suelen presentar DRIG, déficit de fuerza de los rotadores externos glenohumerales, inestabilidad glenohumeral (Ver El peor insulto para el hombro), inestabilidad escapulotorácica (Ver ¡Escápula! ¡Se vive mejor bailando!), acortamiento del pectoral menor (Ver El pectoral menor imputado), síndrome del infraespinoso (tipico en voleibol), inestabilidad del tendón largo del bíceps (Ver No sólo de su cara bonita vive el bíceps), impingement interno posterosuperior (Ver Los Mellizos Impingement), lesiones SLAP (Ver Pum, Crash, Boom, SLAP),….. ¡Vamos, que no se libran de una!

VER: (El hombro tenista, El hombro del jugador de voleibol, Frenos para el fórmula uno del hombro)

 

Ante un hombro retirado por la práctica deportiva, el primer mensaje debe ser siempre que la ciencia ha demostrado que lo normal es que exista una evolución positiva en cuanto a dolor y funcionalidad con el paso del tiempo; lo cual no quiere decir que se vaya a producir una recuperación completa, eso será siempre muy difícil, pero una solución quirúrgica quizás deba ser tenida en cuenta un poco más tarde. Para ayudar al hombro «ex deportista», tendremos que atender a las indicaciones del médico y valorar los déficits de fuerza, movilidad y patrones de movimiento. En muchos casos el proceso es igual que el de recuperación de lesiones para la vuelta al deporte, pero con una ventaja importante, existen menos prisas y nos permite dirigir un trabajo de readaptación funcional más sobreseguro.

Suena un poco terrorífico, pero si quedas una noche con un grupo de veteranos de deportes de lanzamientos que se retiraron por alguna lesión de hombro, no te asustes, algunos hombros los dieron por muertos y siguen vivitos y coleando, puede que presencies una auténtica noche de los hombros muertos vivientes!!

BIBLIOGRAFÍA:

Schär MO, Dellenbach S, Pfirrmann CW, Raniga S, Jost B, Zumstein MA. Many Shoulder MRI Findings in Elite Professional Throwing Athletes Resolve After Retirement: A Clinical and Radiographic Study. Clin Orthop Relat Res. 2018 Mar;476(3):620-631.

GuardarGuardar[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][vc_custom_heading text=»CURSOS RELACIONADOS» font_container=»tag:p|font_size:22|text_align:left|color:%23d36200″ google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][dt_portfolio_carousel dis_posts_total=»» posts_offset=»0″ content_alignment=»center» image_sizing=»proportional» image_border_radius=»3px» image_scale_animation_on_hover=»disabled» image_hover_bg_color=»disabled» slides_on_wide_desk=»3″ item_space=»20″ link_lead=»follow_link» post_date=»n» post_category=»n» post_author=»n» post_comments=»n» post_content=»off» read_more_button=»off» show_link=»n» show_zoom=»n» show_details=»n» project_icon_border_width=»0px» project_icon_color=»#ffffff» project_icon_color_hover=»#ffffff» arrow_bg_width=»36x» arrow_border_width=»0px» r_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» r_arrow_v_offset=»0px» l_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» l_arrow_v_offset=»0px» category=»1286, 2160″][vc_separator border_width=»2″][/vc_column][/vc_row]

Leave A Comment