LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
16/01/2018 0 Comments

El futuro de nuestra profesión… o querer saber hasta dónde llega la madriguera de conejos.

Hola a todos!

La profesión del entrenador personal (o educador del comportamiento motor, que a mi me gusta más…) avanza al mismo ritmo vertiginoso que avanzan las ciencias sobre las que construimos los conocimientos y herramientas que nos permiten ayudar a nuestros clientes a conseguir sus objetivos. Igual que la neurociencia y la teoría de los sistemas dinámicos complejos nos están aportando una nueva perspectiva mucho más holística, global y ecológica de entender el organismo y su íntima relación con el entorno que le rodea, la profesión de entrenador descubre nuevas herramientas que nos permiten actuar sobre muchos más aspectos que influyen en el comportamiento motor de un organismo, mejorando nuestros procesos e intervenciones de una manera exponencial.

«Quienes están abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo, estarán equipados para un mundo que ya no existe.»
ERIC HOFFER

Profundizar en el conocimiento que nos permita entender esa estrecha relación organismo-entorno, percepción-acción, y conocer qué factores modulan los procesos adaptativos y de aprendizaje de los organismos, será necesario para poder seguir avanzando.

Entender el entrenamiento como un proceso educativo y realmente significativo para la persona, solo es posible cuando entendemos que las adaptaciones están moduladas absolutamente por aspectos biopsicosociales, y que el contexto que rodea al organismo influye de manera dramática sobre su respuesta y aprendizaje. Por eso es necesario que el entrenador personal comience a abrir la mente a nuevas ideas y herramientas que le permitan optimizar todos los procesos.

Si seguimos centrando nuestra atención sobre la fuerza, las fascias, el hip thrust, los isquios, el pie, o los patrones motores, sin entender las bases sobre las que se asienta el funcionamiento del organismo, ninguno de los conocimientos adquiridos en ninguno de estos campos tendrá especial relevancia ni significancia a la hora de mejorar el comportamiento motor de una persona (y conseguir todos los beneficios derivados de esto) o en el mejor de los casos, influirá de manera más superficial y durante menos tiempo.

A nadie nos resulta especialmente cómodo que nos saquen de nuestra zona de confort pero es la única manera de avanzar, de dar pasos de gigantes que nos permitan ser respetados como profesionales. Siempre he pensado que el entrenador personal es, probablemente el agente de salud que más capacidad tiene de influir sobre el estado de un organismo. Tenemos la suerte de compartir 2 o 3 horas semanales con nuestros clientes, de plantearnos objetivos a medio y largo plazo, algo que un médico o un fisioterapeuta rara vez puede permitirse. Y debemos de aprovecharlo y prepararnos para ello.

“El peligro no es lo que ignoramos, es lo que tenemos por cierto y no lo es” MARK TWAIN

El MOVIMIENTO es la herramienta más brutal que la evolución nos ha dado para relacionarnos con el mundo y convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos.

Debemos conocer el MOVIMIENTO (y el dolor) en profundidad y construir las relaciones con nuestros clientes que nos permitan avanzar en en esos procesos educativos necesarios para el desarrollo del organismo en un sentido global y duradero.

El conocimiento global de TODOS los factores contributivos que afectan a la respuesta motora, a la adherencia, a la generación de hábitos y a la optimización de los procesos adaptativos nos permitirá, en cada caso (individualización) centrarnos en aquellos que consideremos más relevantes para hacer más eficiente el proceso de mejora y desarrollo del organismo.

¿Y esto a nivel práctico qué significa?

Pues básicamente significa que debemos conocer que, por ejemplo, la cantidad de horas de sueño, la insatisfacción laboral, la manera de comunicarse de un entrenador, los mensajes catastrofistas de un médico al observar una resonancia, el grado de autonomía que desarrollas en tu cliente, la cantidad de variabilidad motora de un entrenamiento, que exista feedback del resultado de su acción, dónde focaliza la atención el organismo durante el movimiento o cómo simplificas las acciones complejas para enseñar un movimiento…, modulan y condicionan el efecto de todos los procesos de entrenamiento o rehabilitación que llevemos a cabo con nuestros clientes.

Si permitimos que el reduccionismo invada nuestra profesión y nos centramos solo en aspectos mecánicos y musculares observaremos el cuerpo de manera demasiado simple, y lineal, dejando de lado quizás sus características más diferenciales: su complejidad y adaptabilidad.

¿Estás dispuesto a recorrer la madriguera de conejos?

«Recuerda, lo único que te ofrezco es la verdad, nada más»

Morfeo a Nemo, MATRIX

GuardarGuardar

Leave A Comment