LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
07/02/2019 0 Comments

Foam roller + movimiento articular

Pocos centros deportivos quedan ya en los que no se utilicen los foam roller o se tenga acceso a ellos. Crece su popularidad y crece también la evidencia científica que avala su uso. Hace unos días publicamos un artículo en el que se demostraba que es una buena estrategia para aumentar el rango de movilidad articular, al menos a corto plazo. Además, otros ya demostraron que puede ser de utilidad para aumentar el umbral de dolor, así como para reducir las agujetas y los decrementos en el rendimiento después de un entrenamiento intenso. 

Pero ¿qué hay de la técnica con la que lo utilizamos? ¿influye la forma en la que nos pasamos el foam roller en estos beneficios comentados?

Sobre este tema existe poca literatura, pero vamos conociendo algunos detalles a los que debemos prestar atención. Por ejemplo, el efecto es mayor cuando lo pasamos en un plano sagital que cuando lo hacemos en el plano frontal. A esto le podemos sumar los resultados que recientemente han publicado los investigadores Scott Cheatham y Kyle Stull: el foam rolling realizado junto a movimientos articulares parece aumentar en mayor medida el rango de movimiento y el umbral del dolor que el foam rolling aislado. 

Veamos en qué consistían los protocolos y los resultados que obtuvieron.

Foam roller con movimiento articular. Los participantes debían pasarse el foam por el cuádriceps izquierdo que fue dividido 2 zonas: zona 1, desde zona media hacia abajo (hasta rótula), y zona 2, desde zona media hacia arriba (hasta espina ilíaca superior). En primer lugar pasaban el foam roller hacia delante y detrás en la zona 1 del cuádriceps con una cadencia aproximada de 2.5 cm por segundo. Tras realizar 4 series paraban el foam en la parte media del cuádriceps y ejecutaban 4 flexiones de rodilla hasta llegar a los 90º. Al finalizar, repetían el mismo protocolo en la zona 2 del cuádriceps. La duración total del protocolo fue de 2 minutos. 

Foam roller sin movimiento articular. Los participantes debían pasarse el foam por el cuádriceps izquierdo (por ambas zonas) durante 2 minutos con la rodilla extendida en todo momento

En la siguiente tabla se muestran los cambios observados para cada grupo en el rango de movimiento en la rodilla y en el umbral de dolor por presión en el cuádriceps izquierdo. 

Cursos relacionados:

Leave A Comment