LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
14/02/2018 0 Comments

Especial 5 JJOO invierno. Recuperación activa para optimizar entrenamiento en esquí alpino

Los deportistas de esquí alpino sueles realizar múltiples series de descensos en sus entrenamientos. El número de series oscila entre 6 y 10 dependiendo del volumen de entrenamiento planteado. Con el objetivo de rendir al máximo en cada una de las series y reducir las probabilidades de caída, es importante que los deportistas sean capaces de recuperarse de manera adecuada entre cada una de estas series.

Además de la condición física y mental del deportista, las estrategias de recuperación que se elijan entre las series realizadas determinaran en gran medida el nivel de recuperación. Una de las estrategias mas usadas, y que se han podido ver durante el transcurso de los Juegos, es la utilización de una recuperación activa, es decir, una recuperación en la que se realicen movimientos a bajas intensidades (ej. caminar, pedalear…).

Hoy, en nuestra sección #fidiasredomienda, traemos un artículo en el que se muestran los resultados de una investigación en la que se estudiaron los efectos de la utilización de recuperación activa en series de esquí alpino, frente a recuperación pasiva, sobre la acumulación de lactato en sangre, la fatiga percibida y el rendimiento físico.

«The effect of on-hill active recovery performed between runs on blood lactate concentration and fatigue in alpine ski racers» (White GE y Wells GD 2015)

En el estudio participaron 14 esquiadores que competían a nivel nacional. Los esquiadores realizaron 8 descensos separados por 12 minutos. Los hombres realizaban descenso en la disciplina de super eslalon (25 puertas con radio de 26.5m) y las mujeres en eslalon (45 puertas con 9m de radio). A los 2 minutos de finalizar cada serie (en series 1,2,5,6 y 8), se les midió el lactato en sangre y la fatiga percibida, subieron de nuevo arriba en la silla(6 minutos aprox.) y una vez arriba siguieron un protocolo de recuperación de 3 minutos de duración (recuperación activa o pasiva). También se les midió el lactato en sangre y la fatiga percibida justo antes de comenzar cada serie (en series 1,2,5,6 y 8).

Protocolos de recuperación: 

La asignación a un protocolo u otro se realizó de manera aleatoria. Con una distribución igualitaria en cuanto a número de hombres y mujeres en cada uno de los grupos.

La recuperación activa consistió en caminar durante 3 minutos (unos 250m) sin esquís y usando los bastones. Los participantes en el grupo control debían permanecer en reposo con los esquís durante el mismo periodo de 3 minutos.

Resultados: 

Concentración de lactato «top» (medición arriba, antes de comenzar las series)

En el grupo control (recuperación pasiva), se observó un aumento en la concentración de lactato con respecto a valores basales en las series 5 (4.9 ± 1.0mmol L-1), 6 (6.9 ± 1.1mmol L-1) y 8 (5.8 ± 0.8 mmol L-1). Sin embargo los valores no aumentaron significativamente con respecto a valores basales en grupo de recuperación activa. La concentración de lactato fue significativamente mayor en grupo control que en grupo de recuperación activa en series 5 (4.9 ± 1.0 y 3.3 ± 0.5 mmol L-1, respectivamente), 6 (6.9 ± 1.1 y 3.4 ± 0.6 mmol L-1, respectivamente) y  8 (5.8 ± 0.8 y 2.7 ± 0.4 mmol L-1, respectivamente) (Figura 1).

 

 

 

Concentración de lactato «botton» (medición abajo, a los 2 minutos de finalizar las series)

Se observó un efecto significativo en la concentración de lactato en sangre en ambos grupos.(F(5,25) = 17.346, p < 0.001)  La concentración de lactato en sangre estuvo significativamente aumentada en comparación con niveles basales. Las mayores concentraciones de lactato se dieron en las series 5 y 6, tanto en grupo control como en recuperación activa. La concentración fue mayor en grupo control que grupo activo en las series 2 (6.1 ± 0.8 y 3.9 ± 0.3 mmol L-1, respectivamente) y 6 (6.2 ± 0.9 y 4.8 ± 0.4 mmol L-1, respectivamente) (Figura 2).

 

 

Percepción de fatiga

Se observó un efecto significativo en la percepción de fatiga en ambos grupos(F(5,25) = 41.166, p < 0.001). Los mayores valores de fatiga se observaron en las series 6 y 8 en ambos grupos. No se observaron diferencias significativas entre grupos. (Figura 3).

 

 

Rendimiento físico

Se observó un efecto significativo en el tiempo para completar las series en comparación con la primera en el grupo control (p <0.05), pero no se observaron efectos en el grupo de recuperación activa.

El grupo control tuvo peores tiempos en las series 5 y 6 en comparación con la primera(+0.81 ± 0.8 y +1.3 ± 1.2 s, respectivamente) y ningún hombre del grupo control completó las series 7 u 8. El grupo de recuperación activa tuvo mejor tiempo en la serie 6 en comparación con el grupo control (+0.18 ± 1.0 comparado con +1.3 ± 1.2 s en comparación con primera serie). (Figura 4)

 

Se registraron un total de 11 series no completadas en los participantes del grupo control (8 de las cuales en las últimas 2 series) y 0 series no completadas en los participantes del grupo de recuperación activa.

Conclusiones: 

Los resultados de este estudio muestran que la recuperación activa realizada en la montaña entre las series de entrenamiento en deportistas de esquí alpino es un método sencillo y efectivo (más que recuperación pasiva) para facilitar el aclaramiento de lactato en sangre y mantener un buen rendimiento durante el entrenamiento, a pesar de que no hubo diferencias en la percepción de fatiga.

El mantenimiento de un buen rendimiento en las series de entrenamiento—indicado por mejores tiempos y mayor número de series completadas—no solo fomentará la aparición de mejores adaptaciones a largo plazo, también reduce el riesgo de lesión que conlleva no completar una serie (ej. caídas). Por ello, debe considerarse la inclusión de este tipo de estrategia de recuperación en el programa de entrenamiento de esquiadores.

 

Cursos relacionados:

 

Recuperación activa en esquí alpino

 

Link al artículo original : https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25546445

 

Leave A Comment