LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
21/11/2017 0 Comments

El cuerpo se adapta exactamente a lo que hace

[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text=»El cuerpo se adapta exactamente a lo que hace» font_container=»tag:p|font_size:30|text_align:left|color:%231e1e1e» google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»30″ height_on_tabs=»15″ height_on_tabs_portrait=»15″ height_on_mob_landscape=»15″ height_on_mob=»15″][vc_column_text]

¿Cómo se explica la capacidad de mejorar con el entrenamiento nuestra capacidad para aplicar fuerza? ¿Por qué mejoro tan solo en aquellos ejercicios en los que entreno?

¿Qué adaptaciones se producen cuando entrenamos? ¿Son estas adaptaciones específicas a la tarea que realizo?

El pasado año se publicaron los resultados de una investigación en la que se estudiaron las adaptaciones que se producen tras la realización de 2 tipos de entrenamiento diferentes. Para ello, un grupo de sujetos realizó, durante 12 semanas, un entrenamiento con contracciones isométricas explosivas (ECT); cada repetición «lo más rápido y fuerte posible» alcanzando, en 1 segundo, intensidades iguales o superiores al 80% del torque voluntario máximo. Por su parte, otro grupo entrenó con contracciones isométricas mantenidas (SCT); debían alcanzar el 75% del torque voluntario máximo en 1 segundo y mantener esta intensidad durante 3 segundos más.

En las siguiente tabla se muestran los cambios experimentados por cada grupo en el torque voluntario máximo, en la actividad electromiográfica registrada durante este test y en el volumen del cuádriceps. Puede observarse que el grupo SCT superó al ECT en todas estas variables.

En cuanto a los test fuerza explosiva y a la respuesta muscular en ellas, puede observarse en esta otra tabla que las tornas cambiaron. Fue el grupo ECT el que mejoró más el torque en los primero 50, 100 y 150 ms. Sobre todo en los primero 100ms, en los que el grupo SCT ni siquiera consiguió mejorar.

En ese estudio ya se mostró que las adaptaciones son específicas a la forma de entrenar y que, en ese caso concreto, esto parecía venir dado por los cambios producidos a nivel neural y de ganancias de masa muscular. Sin embargo, hay muchas preguntas en el aire con respecto a todo este tema. Por ello, hoy traemos un artículo, recién sacado del horno, que nos ayudará a conocer un poco más acerca de las adaptaciones que se producen al realizar un entrenamiento explosivo o con contracciones mantenidas. 

En el estudio participaron 19 hombres activos que fueron asignados a distintos grupos de manera aleatoria y que realizaron 4 sesiones de extensión rodilla en isometría separadas por 48h.

Los grupos fueron los siguientes:

EXPL: Realizaron 4 series de 10 contracciones de 1s de duración. Las contracciones se realizaban lo más rápido posible con la idea de alcanzar el 90% de la MVC (contracción voluntaria máxima). Se dejaban 5s de descanso entre cada repetición y 2 min entre series.

SUS: Realizaron 4 series, separadas por 2 min, de 10 contracciones separadas por 2s. Debían ir aumentando fuerza durante 1s y después mantener 3s al 75% de MVC.

Para ver los efectos del entrenamiento, se realizaron diferentes mediciones neuromusculares durante la realización de los dos tipos de esfuerzos (contracciones explosivas y contracciones mantenidas).

Ambos grupos mejoraron la MVCa (máxima amplitud de fuerza durante MVC) y la VA (activación voluntaria), pero solo grupo EXPL mejoró RFD150 (RFD primeros 150ms). Sin mejoras, en ningún grupo, de RFD50,RFD100, Ptw (twitch muscular potenciado), RFDPtw (RFD de twitch muscular potenciado), AMT (umbral motor activo), EMG50, EMG100, EMG150 y EMGMVC.

Además, en los post-test, observaron que durante el test de contracciones mantenidas, el grupo SUS (que había entrenado con este tipo de contracciones) presentaba un menor área MEP (potencial motor evocado) con respecto a los valores pretest, sin embargo, durante el test de contracciones explosivas, tan solo el grupo EXPL (que había entrenado con este tipo de contracciones) mostró una reducción del área MEP con respecto a valores pretest. A resaltar que no encontraron cambios en la onda M ni en reflejo H, lo que indica que las diferencias encontradas en MEP se deban, seguramente, a cambios  a nivel cortical o subcortical.

Estos resultados muestran que el entrenamiento de fuerza provoca, a corto plazo, cambios en la excitabilidad supraespinal de manera específica a la tarea entrenada, lo que, muy probablemente, determinará las adaptaciones funcionales que se dan con un entrenamiento explosivo y uno con contracciones mantenidas.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][vc_custom_heading text=»CURSOS RELACIONADOS» font_container=»tag:p|font_size:22|text_align:left|color:%23d36200″ google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][dt_portfolio_carousel dis_posts_total=»» posts_offset=»0″ content_alignment=»center» image_sizing=»proportional» image_border_radius=»3px» image_scale_animation_on_hover=»disabled» image_hover_bg_color=»disabled» slides_on_wide_desk=»3″ item_space=»20″ link_lead=»follow_link» post_date=»n» post_category=»n» post_author=»n» post_comments=»n» post_content=»off» read_more_button=»off» show_link=»n» show_zoom=»n» show_details=»n» project_icon_border_width=»0px» project_icon_color=»#ffffff» project_icon_color_hover=»#ffffff» arrow_bg_width=»36x» arrow_border_width=»0px» r_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» r_arrow_v_offset=»0px» l_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» l_arrow_v_offset=»0px» category=»1286″][vc_separator border_width=»2″][/vc_column][/vc_row]

Leave A Comment