LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
03/05/2019 0 Comments

Comparación de diferentes dosis de educación del dolor

Diversos estudios han mostrado que la educación en la neurociencia del dolor (PNE, por sus siglas en inglés) es una de las piezas clave en el tratamiento que deben seguir personas que sufren algún tipo de dolor, ya sea agudo o persistente (ver aquí y aquí). Ya sabemos que la realización de sesiones educativas con las que un paciente que llegue a conocer cómo funciona realmente el dolor tiene efectos muy beneficiosos, que aumentan cuando las combinamos con otros tratamientos como el ejercicio o la terapia manual (ver aquí,). 

Dicho esto, también debemos ser conscientes de que, como dice David Butler; “modificar creencias muy asentadas en un individuo puede llegar a ser una tarea muy ardua, más cuando toda una sociedad transmite constantemente un mensaje que refuerza las mismas”. Por este motivo, podría pensarse que, para conseguir un cambio conceptual profundo en una persona, son necesarias varias de estas sesiones educativas.

Este pasado mes se publicaba una investigación en la que por primera vez se estudiaron los efectos de varios formatos de PNE que se diferenciaban por el volumen total de sesiones y por el ritmo al que se explicaban los conceptos. Veamos qué ocurrió…

El estudio se llevó a cabo con personas con fibromialgia que debían cumplir los siguientes criterios de inclusión: 

  • Cumplir criterio de clasificación de FM del Colegio Americano de Reumatología.
  • Intensidad de dolor media ≥ 4 en una escala visual analógica de 0-10 cm en la semana previa al estudio. 
  • Haber estado tomando medicación para FM de manera estable durante 4 o más semanas.
  • Tener entre 18 y 65 años.

Un total de 77 pacientes cumplieron los criterios de inclusión y fueron divididos de manera aleatoria en 4 grupos que diferían en el programa educativo que recibían. 

  1. Alta dosis de educación de neurociencia del dolor (PNE-HD). 6 sesiones de 45 minutos (n=20).
  2. Baja dosis de educación de neurociencia del dolor de manera concentrada (PNE-CLD). 2 sesiones de 45 minutos (n=20).
  3. Baja dosis de educación de neurociencia del dolor de manera repartida (PNE-DLD). 2 sesiones de 45 minutos (n=20).

Los grupos recibieron educación en el dolor en forma de presentación PowerPoint en la que se utilizó un lenguaje sencillo, con dibujos, metáforas y ejemplos. En estas el contenido era idéntico en todos los grupos PNE, pero la duración para explicar cada uno de los conceptos. El contenido constaba de los siguientes puntos: fisiología del sistema nervioso (especialmente en el sistema de dolor), las características del dolor agudo y del dolor crónico, para qué sirve el dolor, cómo se origina en el sistema nervioso, por qué se cronifica y factores potenciales que influyen en la sensibilización central (emociones, pensamientos, estrés, comportamientos…).  Además. se les explicó por qué y cómo los diferentes tratamientos pueden contribuir a disminuir la hipersensibilidad del sistema nervioso. Durante todas las sesiones los participantes fueron preguntados por las dudas que tuvieran y motivados para aplicar lo aprendido en su día a día. 

Para reforzar el contenido visto en las sesiones, se les pidió que leyeran el libro “Explicando el Dolor”. 

  1. Tratamiento control: 2 sesiones de 45 minutos de educación biomédica (BIOMED-ED) (n=17), que estuvo basada en aspectos biomecánicas y patofisiológicos. 

Antes, después del tratamiento y a los 3 meses, se les midieron diferentes variables relacionadas con la FM

Índices de procesamiento central de nocicepción

  • Umbral de dolor por presión (presión mínima necesaria para causar la sensación más ligera de dolor). 
  • Sumación temporal (aplicación de 10 pulsos de presión a intensidad del umbral de dolor. Se valora dolor en el primero, quinto y último)
  • Modulación condicionada del dolor (test de sumaron temporal realizado con un manguito de oclusión en la brazo del lado contrario a una intensidad de 3/10)

Los investigadores observaron que, con el paso del tiempo, todos los grupos mejoraron el umbral y la modulación condicionada de dolor, sin diferencias entre ellos. Algo diferente ocurrió con la sumación temporal, que no se modificó en ninguno de los casos.

Variables psicológicas

  • Catastrofismo ante el dolor (escala de catastrofismo PCS)
  • Ansiedad por dolor (cuestionario PASS-20).

Se observó que tras las sesiones educativas los niveles de ansiedad por dolor se redujeron de manera similar en todos los grupos. En cuanto a los pensamientos catastrofistas, se observó que a los 3 meses el grupo PNE-CLD redujo los niveles en la escala catastrofista en un 21.96%, el grupo BIOMED-ED en un 14.79% y el grupo PNE-HD en un 12.72%. El grupo PNE-DLD no mejoró estos valores. 

Dolor e impacto de la fibromialgia

  • Impacto de la FM en la vida diaria (cuestionario FIQ. De 0 a 100, indicando mayor puntuación peor calidad de vida)
  • Intensidad del dolor (medida con escala numérica de 0 a 10)

A los 3 meses, la puntuación FIQ fue menor en todos los grupos (BIOMED-ED: –4.30% ± 6.05%; PNE-HD: –6.71% ± 11.55%; PNE-CLD: – 9.78% ± 15.91%; PNE-DLD: 9.70% ± 16.10%). Estudios previos mostraron que el cambio mínimo para que se considere relevante a a nivel clínico es de 14%, valor que apenas se alcanzó. Siendo los grupos PNE-CLD y PNE-DLD los únicos se aproximaron.

Por su parte, la intensidad del dolor a los 3 meses de seguimiento solo diminuyó de manera significativa en el grupo PNE-HD (–1.77% ± 26.33%). En el resto de los grupos se observaron también mejoras, pero no fueron significativas (BIOME-ED: –0.67% ± 7.95%; PNE-CLD: –0.04% ± 0.56%; PNE-DLD group: –0.95% ± 12.08%). Para que se consideren cambios clínicos importantes los valores establecidos son de 2 puntos/30% en la escala numérica, algo que no se alcanzó en ningún grupo pero a lo que el grupo PNE-HD se aproximó.

A la vista de estos resultados, los investigadores concluyen que “diferentes dosis de PNE no produjeron efectos superiores frente a la educación biomédica en las medidas de procesamiento central de nocicepción, la inhabilitación y las variables psicológicas, sin embargo, las dosis más altas de PNE produjeron una mayor disminución de la intensidad del dolor a los tres meses de seguimiento”. Habrá que estar atentos a futuros estudios que sigan esta línea de trabajo y en los que se comparen otros formatos educativos, los efectos más a largo plazo y se incluyan también personas con otras dolencias. De momento parece que, si queremos obtener los mejores resultados, es necesario dedicarle tiempo a la educación del dolor.

Cursos relacionados:

Leave A Comment