LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021

FIDIAS LAB

Tendinitis isquiotibial y nervio ciático

Llevamos varias semanas hablando del nervio ciático y la tendinitis isquiotibial, parece que se han puesto de acuerdo para hacerle bullying

Que si unas bandas lo tienen apresado (Leer: Una banda peligrosa secuestra al Ciático)

Que si el piramidal se mete con él (Leer: EL DENOSTADO, CALUMNIADO, AGRAVIADO, VILIPENDIADO,…. PIRAMIDAL)

Que si el complejo obturador interno-géminos también le gusta pincharle (Leer: LA PANDILLA DEL PIRAMIDAL Y EL CIÁTICO)

Que si no le dejan espacio para vivir (Leer: El espacio isquiofemoral sin espacio)

Pues como no éramos bastantes parió la abuela. Hoy queremos hablaros de otra patología que se ha comprobado que afecta al nervio ciático:  La Tendinopatía isquiotibial proximal.

Tendinitis isquiotibial

La tendinitis isquiotibial se trata de una patología que afecta a la inserción de los músculos isquiotibiales en el isquion13,16,18,19, que a su vez puede estar provocando una afectación del nervio ciático (Ver: No todo lo que reluce es síndrome del piramidal: Síndrome Glúteo Profundo). Podemos encontrar desinserciones tendinosas, distensiones, avulsiones, tendinosis con calcificaciones…..2. Se trata de una lesión por sobreuso que suele afectar especialmente a corredores5,19.

Se trata también de un factor que contribuye a la disminución del espacio isquiofemoral.

En la fase aguda lo normal es encontrar un edema que provoca irritación del nervio ciático y que puede derivar en inflamación crónica, adherencias y tejido cicatricial que atrapa al nervio limitando su movilidad. El  nervio ciático mantiene una relación íntima con las inserciones proximales de los isquiotibiales, aunque el dolor se centra en el isquion12,15. La primera rama del nervio ciático emerge adyacente a la cabeza larga del bíceps femoral, que puede contribuir en el atrapamiento del nervio ciático15,20.

Estas personas pueden sufrir incapacidad funcional y dolor en el isquion o en el lateral del isquion al sentarse, estirar y durante ejercicios, debido a tracción, compresión o irritación del nervio ciático20.

La recuperación de esta lesión pasa por la carga excéntrica correcta del tendón1,3,6,14,  uso de la crioterapia en las fases iniciales6 (aunque esto es bastante matizable en función de los estudios que leamos; Ver: Recuperación de lesiones, ¿aplicamos frío?),  trabajo de estabilización del CORE6 y entrenamiento propioceptivo para mejorar el control neuromuscular19.

tendinitis isquiotibial

 

Uso de una cinta rodante para realizar trabajo excéntrico de los isquiotibiales ha demostrado (en un estudio de caso) ser un ejercicio eficaz para el tratamiento de esta tendinitis3.

El nervio ciático ya no sabe donde esconderse, que si lo pinzan a nivel lumbar, que si llega el piramidal y lo pinza, que sino ya lo pinzará el complejo géminos-obturador interno, y sino reducimos el espacio isquiofemoral que ya verás como se pinza,… y si ha salido con vida de todo ese recorrido, todavía están a tiempo los tendones proximales de los isquiotibiales de incordiar a un auténtico sufridor de nuestro querido cuerpo humano…..

Ya vale de decir «el ciático me tiene machacado», más bien es el ciático el que puede decir «este cuerpo no para de incordiar, aquí no hay quien viva».

tendinitis isquiotibial bullying

 

¿TIENES ESTE PROBLEMA? SOLICITA UNA VALORACIÓN ONLINE GRATUITA | HAZ CLICK AQUÍ O LLAMA AL 956 872 619″

Preguntas frecuentes sobre tendinitis isquiotibial

¿Cómo curar una tendinitis en el isquiotibial?

La tendinitis en el isquiotibial, que es la inflamación del tendón que conecta los músculos isquiotibiales a la parte posterior de la rodilla y la cadera, puede ser dolorosa y limitante. Si bien el descanso absoluto y la curación completa pueden llevar tiempo, hay varios pasos que puedes seguir para aliviar el malestar y favorecer la recuperación. Aquí hay algunas recomendaciones:

  1. Descanso y Evitar Actividades Intensas: Detén cualquier actividad que cause dolor en el tendón afectado. Descansar permitirá que el tendón se recupere y disminuirá la inflamación.
  2. Aplicación de Frío: Aplica hielo en la zona inflamada durante 15-20 minutos varias veces al día. El frío puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor.
  3. Compresión y Elevación: Si hay hinchazón, utiliza una compresión suave en la zona afectada y eleva la pierna para reducir la inflamación.
  4. Antiinflamatorios: Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs), como el ibuprofeno, pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación. Consulta con un médico antes de tomar cualquier medicamento.
  5. Estiramientos Suaves: Una vez que el dolor agudo disminuya, realiza estiramientos suaves para los isquiotibiales bajo la supervisión de un fisioterapeuta. Esto ayudará a mejorar la flexibilidad y prevenir futuras lesiones.
  6. Fisioterapia: Un fisioterapeuta puede diseñar un programa de ejercicios y terapia para fortalecer los músculos isquiotibiales y mejorar la estabilidad de la cadera y la rodilla.
  7. Técnicas de Rehabilitación: Algunas técnicas como el masaje terapéutico, la terapia manual y la liberación miofascial pueden ser beneficiosas para aliviar la tensión muscular y mejorar la circulación.
  8. Ajustes en la Actividad: Una vez que el dolor haya disminuido significativamente, retoma gradualmente las actividades físicas, evitando el sobreentrenamiento y prestando atención a las señales de tu cuerpo.
  9. Fortalecimiento Progresivo: Con el tiempo, incorpora ejercicios de fortalecimiento para los isquiotibiales y los músculos circundantes de manera gradual y controlada.
  10. Forma de Correr y Caminar: Si eres corredor, asegúrate de mantener una técnica adecuada para reducir el estrés en los isquiotibiales. Si caminas o corres, asegúrate de utilizar un calzado adecuado y realizar un calentamiento antes de la actividad.

Es importante tener en cuenta que la recuperación de la tendinitis en el isquiotibial puede llevar tiempo y paciencia. Si el dolor persiste o empeora, o si tienes preocupaciones sobre tu recuperación, es recomendable consultar a un profesional médico o fisioterapeuta especializado en lesiones musculares y articulares. Ellos pueden proporcionarte una evaluación y orientación personalizada.

¿Qué es una tendinitis de isquiotibiales?

La tendinitis de isquiotibiales, también conocida como tendinopatía de isquiotibiales, es una afección en la cual los tendones que conectan los músculos isquiotibiales a los huesos de la pelvis, la rodilla y la tibia se inflaman o se dañan. Los isquiotibiales son un grupo de tres músculos en la parte posterior del muslo: el bíceps femoral, el semitendinoso y el semimembranoso. Estos músculos y sus tendones son esenciales para la flexión de la rodilla y la extensión de la cadera.

La tendinitis de isquiotibiales es común en atletas y personas que participan en actividades que implican correr, saltar, estirar o movimientos de alta velocidad. También puede ocurrir debido a un esfuerzo excesivo, una mala técnica de entrenamiento, falta de calentamiento o enfriamiento adecuado, desequilibrios musculares o cambios bruscos en la intensidad de la actividad física.

Los síntomas de la tendinitis de isquiotibiales pueden incluir dolor en la parte posterior del muslo o la cadera, especialmente al realizar movimientos que involucran los músculos isquiotibiales, como estirar la pierna, correr o levantar peso. La zona afectada también puede estar sensible al tacto y puede haber rigidez matutina.

El diagnóstico de la tendinitis de isquiotibiales se realiza generalmente a través de una evaluación clínica, donde se analizan los síntomas y la historia del paciente, y en algunos casos, se puede requerir imágenes como una resonancia magnética para confirmar el diagnóstico.

El tratamiento de la tendinitis de isquiotibiales generalmente involucra medidas como descanso, aplicación de hielo, medicamentos antiinflamatorios, terapia física, estiramientos y ejercicios de fortalecimiento. En casos más graves, es posible que se requieran intervenciones adicionales. Si experimentas síntomas de tendinitis de isquiotibiales, es recomendable consultar a un profesional médico o un fisioterapeuta para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

¿Cuánto dura una lesión de isquiotibiales?

La duración de una lesión en los isquiotibiales puede variar significativamente según la gravedad de la lesión, el tratamiento recibido, el tipo de lesión y la respuesta individual del cuerpo a la recuperación. Las lesiones en los isquiotibiales pueden ser desde leves tensiones musculares hasta desgarros más graves. Aquí hay una idea general de los plazos de recuperación para diferentes tipos de lesiones de isquiotibiales:

  1. Tensión Muscular Leve: Las tensiones musculares leves en los isquiotibiales suelen sanar en aproximadamente 1 a 3 semanas con el reposo adecuado, el uso de hielo y el tratamiento sintomático.
  2. Desgarro Muscular Moderado: En caso de un desgarro muscular moderado, la recuperación puede llevar de 4 a 6 semanas. Se requiere descanso, terapia física, estiramientos y ejercicios de fortalecimiento para restaurar la función completa.
  3. Desgarro Muscular Grave: Los desgarros musculares graves en los isquiotibiales pueden requerir un período de recuperación de 2 a 3 meses o más. El tratamiento puede incluir fisioterapia intensiva, ejercicios específicos y posiblemente modalidades de rehabilitación.
  4. Rehabilitación y Prevención: Incluso después de que la lesión haya sanado, es importante continuar con la rehabilitación para fortalecer los músculos isquiotibiales, mejorar la flexibilidad y prevenir futuras lesiones. Esto puede llevar varias semanas adicionales.

Es importante tener en cuenta que estos plazos son estimaciones generales y que la recuperación puede variar según la gravedad individual de la lesión, la edad, la salud general y la adherencia al plan de tratamiento. El cumplimiento de las recomendaciones médicas y la rehabilitación adecuada son esenciales para lograr una recuperación exitosa y reducir el riesgo de recaídas.

Si has sufrido una lesión en los isquiotibiales, es recomendable consultar a un médico o un fisioterapeuta para obtener un diagnóstico preciso y recibir orientación específica sobre el tiempo de recuperación y el plan de tratamiento adecuado para tu situación.

¿Cómo desinflamar un tendón del muslo?

Desinflamar un tendón del muslo, como los tendones de los isquiotibiales, implica adoptar medidas para reducir la inflamación y promover la recuperación. Aquí hay algunas acciones que puedes tomar para ayudar a desinflamar un tendón del muslo:

  1. Descanso: Es fundamental darle tiempo a la zona afectada para recuperarse. Evita actividades que puedan agravar la inflamación, como correr o realizar movimientos intensos.
  2. Aplicación de Hielo: Aplica hielo en la zona inflamada durante 15-20 minutos cada 2-3 horas durante las primeras 48 horas. El frío puede ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor.
  3. Compresión: Utiliza una venda elástica o una prenda de compresión suave para reducir la hinchazón y proporcionar soporte a la zona.
  4. Elevación: Mantén la pierna elevada cuando estés descansando para reducir la acumulación de fluidos en la zona afectada.
  5. Medicamentos Antiinflamatorios: Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs), como el ibuprofeno, pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor. Consulta con un médico antes de tomar cualquier medicamento.
  6. Terapia Física: Un fisioterapeuta puede recomendar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento específicos para ayudar a aliviar la inflamación y mejorar la función del tendón.
  7. Masajes y Liberación Miofascial: Estas técnicas pueden ayudar a relajar los músculos y tejidos circundantes, lo que puede reducir la tensión en el tendón.
  8. Estiramientos Suaves: Realiza estiramientos suaves para los músculos isquiotibiales y otros músculos relacionados para mejorar la flexibilidad y reducir la tensión en el tendón.
  9. Aplicación de Calor: Después de las primeras 48 horas, puedes alternar la aplicación de calor para relajar los músculos y mejorar el flujo sanguíneo.
  10. Evitar Movimientos Bruscos: Evita movimientos y actividades que puedan poner tensión excesiva en el tendón inflamado.

Es importante recordar que si la inflamación persiste o empeora, o si experimentas síntomas graves, es recomendable consultar a un profesional médico para obtener un diagnóstico preciso y orientación sobre el tratamiento adecuado. El tratamiento debe ser adaptado a tu situación individual y a la gravedad de la inflamación.

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Beatty NR, Félix I, Hettler J, Moley PJ, Wyss JF. Rehabilitation and Prevention of Proximal Hamstring Tendinopathy. Curr Sports Med Rep. 2017 May/Jun;16(3):162-171.

  2. Bucknor MD, Steinbach LS, Saloner D, Chin CT. Magnetic resonance neurography evaluation of chronic extraspinal sciatica after remote proximal hamstring injury: a preliminary retrospective analysis. J Neurosurg. 2014;121(2):408–14.

  3. Cushman D, Rho ME. Conservative Treatment of Subacute Proximal Hamstring Tendinopathy Using Eccentric Exercises Performed With a Treadmill: A Case Report. J Orthop Sports Phys Ther. 2015 Jul;45(7):557-62.

  4. Fernández-Hernando M, Cerezal L, Pérez-Carro L, Abascal F, Canga A. Deep gluteal syndrome: anatomy, imaging, and management of sciatic nerve entrapments in the subgluteal space. Skelet Radiol. 2015;44(7):919–34

  5. Fredericson M, Moore W, Guillet M, Beaulieu C. High hamstring tendinopathy in runners: meeting the challenges of diagnosis, treatment, and rehabilitation. Phys Sportsmed. 2005;33(5):32–43.

  6. Lempainen L, Sarimo J, Mattila K, Orava S. Proximal Hamstring Tendinopathy-Overview of the Problem With Emphasison the Surgical Treatment . Oper Tech Sports Med. 2009;17(4):225-228.

  7. Lempainen L, Johansson K, Banke IJ, Ranne J, Mäkelä K, Sarimo J, Niemi P, Orava S. Expert opinion: diagnosis and treatment of proximal hamstring tendinopathy. Muscles Ligaments Tendons J. 2015 Mar 27;5(1):23-8.

  8. Jayaseelan DJ, Moats N, Ricardo CR. Rehabilitation of proximal hamstring tendinopathy utilizing eccentric training, lumbopelvic stabilization, and trigger point dry needling: 2 case reports. J Orthop Sports Phys Ther. 2014 Mar;44(3):198-205.

  9. Martin HD, Khoury A, Schröder R, Palmer IJ.Ischiofemoral Impingement and Hamstring Syndrome as Causes of Posterior Hip Pain: Where Do We Go Next? Clin Sports Med. 2016 Jul;35(3):469-86.

  10. Martin HD, Kivlan BR, Palmer IJ, Martin RL. Diagnostic accuracy of clinical tests for sciatic nerve entrapment in the gluteal region. Knee Surg Sports Traumatol Arthrosc. 2014;22(4):882–8.

  11. Martin HD, Palmer IJ, Hatem MA. Deep gluteal syndrome. In: Nho S, Leunig M, Kelly B, Bedi A, Larson C, editors. Hip arthroscopy and hip joint preservation surgery. New York: Springer; 2014. p. 1– 17.

  12. Martin HD, Reddy M, Gomez-Hoyos J. Deep gluteal syndrome. J Hip Preserv Surg 2015;2(2):99–107.

  13. Martin HD, Shears SA, Johnson JC, Smathers AM, Palmer IJ (2011) The endoscopic treatment of sciatic nerve entrapment/ deep gluteal syndrome. Arthroscopy 27:172–181.

  14. McCormack JR. The management of bilateral high hamstring tendinopathy with ASTYM® treatment and eccentric exercise: a case report.  J Man Manip Ther. 2012 Aug;20(3):142-6.

  15. Miller SL, Webb GR. The proximal origin of the hamstrings and surrounding anatomy encountered during repair. Surgical technique. J Bone Joint Surg Am 2008; 90(Suppl 2):108–16.

  16. Puranen J, Orava S (1988) The hamstring syndrome. A new diagnosis of gluteal sciatic pain. Am J Sports Med 16:517–521.

  17.  Thompson SM, Fung S, Wood DG. The prevalence of proximal hamstring pathology on MRI in the asymptomatic population. Knee Surg Sports Traumatol Arthrosc. 2017 Jan;25(1):108-111.

  18. Torriani M, Souto SC, Thomas BJ, Ouellette H, Bredella MA. Ischiofemoral impingement syndrome: an entity with hip pain and abnormalities of the quadratus femoris muscle. AJR Am J Roentgenol. 2009;193(1):186–90.

  19. White KE. High hamstring tendinopathy in 3 female long distance runners. J Chiropr Med. 2011 Jun;10(2):93-9.

  20. Young IJ, van Riet RP, Bell SN. Surgical release for proximal hamstring syndrome. Am J Sports Med 2008;36(12):2372–8.

GuardarGuardar

Cursos destacados

Leave A Comment

×

 

¡Hola!

Haz click abajo para hablar con nosotros

× ¿Alguna duda?