LOGO FIDIAS NARANJA Y NEGRO 2021
09/09/2019 0 Comments

Mochilas y dolor de espalda

[vc_row][vc_column][vc_custom_heading text=»Mochilas y dolor de espalda» font_container=»tag:p|font_size:30|text_align:left|color:%231e1e1e» google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»30″ height_on_tabs=»15″ height_on_tabs_portrait=»15″ height_on_mob_landscape=»15″ height_on_mob=»15″][vc_column_text]

El dolor lumbar es uno de las dolencias con mayor prevalencia en nuestra sociedad. Pero no se trata, como podría pensarse, de un dolor que podamos asociar a personas de cierta edad. Por el contrario, no son pocos los niños y adolescentes que presentan dolor en esta zona del cuerpo.

Para evitar la aparición de dolor lumbar en niños de edad escolar es bastante habitual que padres y profesores recurran al típico “¡niño/a, siéntate bien!, a pesar de que cada vez se pone más en duda la relación causal entre la postura y el dolor. Otra de las recomendaciones más extendidas, y que yo mismo escuché en numerosas ocasiones, es colocarse adecuadamente la mochila  del colegio (como si existiera una forma óptima) o no cargarla en exceso. Para mis profesores esto era realmente un problema, de hecho, cuando se les pregunta, los propios niños que sufren dolor suelen hacer esta asociación entre mochilas con más carga y dolor…pero, ¿qué dice la ciencia? ¿son realmente un problemas los libros en la mochila?

Para resolver esta cuestión, hemos acudido a lo que, a priori, es lo más concluyente: una revisión sistemática con metanálisis, que en el caso del estudio elegido se realizó también con los datos individuales de los participantes de cada una de las investigaciones incluidas (lo que permite un reanálisis de los datos y el estudio de esta relación en diferentes subgrupos).

Los artículos incluidos en el análisis debían ser: 1) estudios observaciones, transversales o longitudinales, que comprobaran factores de riesgo de dolor lumbar, incluidos estudios de caso y de cohorte; 2) estudios que incluyeron 50 o más personas de entre 9 y 16 años; 3) estudios que exploraran la relación entre el peso de la mochilas (en proporción al peso corporal) y el dolor lumbar.

De los estudios encontrados, se incluyeron 21 (con una muestra total de 18296 y con estudios cuyas muestran oscilaba entre 55 y 4813) en la revisión sistemática, de los cuáles 11 fueron utilizados para realizar el metaálisis (con una muestra de 9188) y 7 (con muestra de 8218 sujetos) en el metanálisis de los datos individuales. Los 4 restante (de los 11 del metanálisis) no se pudieron incluir en esa último debido a que no se consiguieron los datos individuales de cada participante.

De los 21 estudios incluidos en la revisión, todos eran transversales y en todos se midió la prevalencia de dolor de espalda baja (6 lo hicieron en el momento, 4 en 1-2 semanas, 10 en un mes, 2 en 1 año y 3 a lo largo de la vida). La forma de medirlo fue, en la mayoría de los casos (19/21), mediante cuestionarios estandarizados. Sin embargo, en uno de ellos se empleó un cuestionario no estandarizado y en otro se les preguntó a los participantes directamente.

Se midió la calidad de los estudios longitudinales mediante la escala Ottawa-Newcastle, una escala puntuable de 0 a 12 para medir aspectos metodológicos y criterios específicos del dolor de espalda baja. Para la calidad de los estudios transversales se empleó una herramienta —que permite puntuarla de 0 a 100%—utilizada en anteriores estudios para conocer lo detallada que era la definición del dolor de espada (descripción anatómica, medición de frecuencia, duración, severidad…), la validez de la muestra (representatividad, descripción…) y la calidad de los datos (recogida directamente de los sujetos y sin intermediarios, metodologías empleadas…). En los estudios incluidos en la revisión, la puntuación media de la calidad metodológica fue de 78.3%, estando todos los valores en un rango entre el 55 y el 100% (6 estudios puntuaron menos del 70%, 5 entre el 71 y el 80%, 5 entre el 81 y el 90% y 3 por encima del 90%). Los que se utilizaron para realizar el metanálisis oscilaron entre 55 y 91% y que los del metanálisis de datos individuales oscilaron entre el 70 y el 91%.

La relación peso mochila y peso corporal se midió cuantitativamente en 6 estudios, mientras que en el resto se clasificó esta relación en diferentes categorías. Tanto en la revisión como en el metanálisis se consideraron mochilas pesadas aquellas que representaban más del 10% del peso corporal del niño. En el metanálisis de los datos individuales también se utilizó el 10% del peso corporal como el punto de corte entre grupos. Las covariables analizadas, por su posible relación al dolor, fueron la edad, el género y la práctica deportiva fuera del colegio (si/no).

Estos fueron los hallazgos obtenidos:

  • De los 10 estudios que no se incluyeron en los metanálisis (solo incluidos en la revisión sistemática) solo 1 sugirió que el dolor de espalda era más prevalente en niños que llevan mochilas que representan un mayor porcentaje de su peso corporal, especialmente en varones y mostrando que el porcentaje asociado con un mayor riesgo de subir dolor es menor a medida que el niño tiene menos edad. Ninguno de los restante encontraron esta asociación.
  • El metanálisis no encontró una asociación significativa entre cargas con mochilas del colegio que representen más de un 10% del peso corporal y la prevalencia del dolor de espalda baja.
  • Estos resultados siguen siendo los mismos una vez se ajustó la edad, el género y el deporte practicado fuera del colegio.

Los autores concluyen: “el mensaje con el que debemos de quedarnos de este estudio es que la evidencia disponible no muestra una relación entre el peso de la mochila escolar y el dolor lumbar en los niños y adolescentes de entre 9 y 16 años, a pesar de haber sido asumido así durante años y parecer plausible”. Dicho esto, también advierten que debido al numero de estudios que se analizaron y la naturaleza de estos (ej. transversales), no puede descartarse completamente que el peso de la mochila favorezca la aparición y persistencia del dolor de espalda o que pueda ser el caso en algunos niños bajo que se encuentran en unas circunstancias concretas (ej. llevar mucho peso durante mucho tiempo o para recorrer largas distancias). Esperaremos a ver qué resultados se obtienen en futuros estudios…

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][vc_custom_heading text=»CURSOS RELACIONADOS» font_container=»tag:p|font_size:22|text_align:left|color:%23d36200″ google_fonts=»font_family:Open%20Sans%3A300%2C300italic%2Cregular%2Citalic%2C600%2C600italic%2C700%2C700italic%2C800%2C800italic|font_style:600%20bold%20italic%3A600%3Aitalic»][ultimate_spacer height=»20″ height_on_tabs=»10″ height_on_tabs_portrait=»10″ height_on_mob_landscape=»10″ height_on_mob=»10″][dt_portfolio_carousel dis_posts_total=»» posts_offset=»0″ content_alignment=»center» image_sizing=»proportional» image_border_radius=»3px» image_scale_animation_on_hover=»disabled» image_hover_bg_color=»disabled» slides_on_wide_desk=»3″ item_space=»20″ link_lead=»follow_link» post_date=»n» post_category=»n» post_author=»n» post_comments=»n» post_content=»off» read_more_button=»off» show_link=»n» show_zoom=»n» show_details=»n» project_icon_border_width=»0px» project_icon_color=»#ffffff» project_icon_color_hover=»#ffffff» arrow_bg_width=»36x» arrow_border_width=»0px» r_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» r_arrow_v_offset=»0px» l_arrow_icon_paddings=»0px 0px 0px 0px» l_arrow_v_offset=»0px» category=»1286, 2160″][vc_separator border_width=»2″][/vc_column][/vc_row]

Leave A Comment